Pulga

Entusiasmada con la revelación que le fue hecha por un médium, la señora comentó:

– ¡Chico, recibí una noticia maravillosa!

– ¿Qué fue, mi hermana?

– ¡Mi identidad en los tiempos apostólicos!

– ¡Estupendo!

– Fui un mártir. Estuve en el Circo Romano. ¡Morí devorada por un león!

Ante la admiración del médium, preguntó:

– ¿Y tú, Chico, ya sabes quien fuiste?

– ¡Ah! Hermana mía, si lo se…

– ¿Y eso? Tengo curiosidad…

– Fui la pulga del león.

El episodio, que nos habla de la humildad y del buen humor de Chico, nos remite a una curiosa tendencia, relativa a las famosas revelaciones. Generalmente, el iluminado fue rey, reina, estadista, científico, artista famoso…

Siempre alguien importante, que se destacó en determinado sector de actividad. No se oye hablar de basurero, obrero, campesino, hombre del pueblo…

Detalle relevante, en este asunto, amigo lector:

Considerando que los que se destacan en la política, en las artes, en la religión, son minoría, ciertamente hay algo de equivocado en esas revelaciones que privilegian a todos los consultantes.

La experiencia demuestra que son producidos por médiums o Espíritus expertos, interesados en elogiar la vanidad de las personas, a fin de conquistar su confianza y admiración. Pocos no sienten inflar el ego ante la información de que fueron figuras destacadas, en pasadas existencias. De ahí su disposición en ofrecer crédito de ciega confiabilidad en favor de esos reveladores.

***

No es prudente, por tanto, ni conveniente, estar viendo el pasado, a la búsqueda de títulos y honores. Se destaca que la simple estima por noticias de esa naturaleza es una prueba negativa.

Los Espíritus esclarecidos, que realmente ofrecieron contribuciones destacadas, aquellos que dejaron la Tierra mejor que la encontraron, no se interesan por glorias del pasado. Les importa las realizaciones del presente, dando lo mejor de sí mismos en favor del progreso y del bienestar de la Humanidad.

***

Incluso sin buscar revelaciones, podemos tener una idea de lo que fuimos, analizando nuestras tendencias, nuestra manera de ser. Pero, es necesario tener cuidado para no interpretar de forma equivocada las señales.

Algunos ejemplos:

Le gusta las ropas elegantes y caras.
Suposición: dama de la realiza.

Realidad: costurera de modista.
Apreciar finos manjares.
Suposición: rico y refinado gourmet.

Realidad: cocinero.
Estimar la soledad.
Suposición: filosofo.

Realidad: larga y solitaria permanencia en el Umbral.
Apreciar viajes.
Suposición: descubridor de tierras nuevas.

Realidad: dependiente comercial.
Amor a primera vista.
Suposición: reencuentro con alma gemela.
Realidad: pasión delirante.

Más interesante dejar el terreno de las suposiciones y encarar la realidad.

Si Chico se decía pulga de león, es bien probable que hayamos sido un Dipylidium caninum, o gusano de la pulga.

Libro nº39 – 2005 Riendo y Reflexionando con Chico Xavier. Reflexiones en torno de frases y episodios buen-humorados del gran médium Editora: CEAC-Bauru

Richard Simonetti

Extraído del libro “La fuerza de las ideas”
Traducido por R Bertolinni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba