Hoy es lo más importante

A cada día basta con su mal, nos enseñó Jesús, y es como deberíamos de vivir el día a día, siempre, pues en verdad, nos preocupamos constantemente de hechos y acontecimientos que en muchos casos ni siquiera suceden, entretanto, siempre estamos pensando en esos hechos.

A cada día basta con su mal, no podemos vivir pensando en cosas que solo nos perjudican, en acontecimientos que nos perturban, es por eso que es muy importante vivir el hoy, no el pasado, ni tampoco el futuro, pues el pasado ya se hizo, vivir en él no nos beneficia, vivir pensando en el pasado nos puede hacer perder el sentido de la vida, y potenciar culpabilidades, que infelizmente nos pueden perturbar enormemente.

Debemos de vivir el presente, porque pensar en el futuro, también nos perturba, por eso, siempre debemos de procurar vivir el presente, no el futuro, no el pasado, el futuro lo construimos hoy, por eso, si no vivimos el presente, ¿Como vamos a vivir el futuro?, hoy construimos el futuro, es hoy que podemos cambiarlo para mejor, todo el bien que hacemos hoy hará que nuestro futuro sea mejor.

Busquemos vivir el presente, busquemos en todo momento la orientación de Jesús, a través de sus enseñanzas, a través de su ejemplo, por eso, no perdamos más el tiempo enredándonos en actos que nos perjudican, por eso, vivamos el presente, es lo único que podemos conseguir que todo en el futuro sea mejor, que el pasado se puede reparar, solo el presente puede hacer que nuestra vida sea más útil.

Las enseñanzas de Jesús todas y cada una de ellas son grandes lecciones, grandes oportunidades de aprendizaje, con en esas enseñanzas es donde podemos lidiar con todos los acontecimientos de esta vida, pues el evangelio de Jesús, nos puede guiar siempre en el buen camino.

No dudemos nunca, nada es casual, somos dueños de nuestro destino, cada día construimos nuestro futuro, y con fe, podemos cambiar muchas cosas en nuestra vida, y eso, es siempre importante, es siempre muy importante, entender que somos espíritus, que estamos aquí encarnados solo durante un tiempo determinado, apenas eso, y todo pasa muy rápido, y debemos entender que nuestro espíritu es muy importante, nuestro cuerpo es solo una herramienta que Dios nos presta para aprender, no nos pertenece este cuerpo, debemos de cuidarlo, pues solo es un préstamo, no podemos maltratarlo con acciones perturbadoras, este cuerpo es una valiosa herramienta, y deberemos devolvérselo a su legítimo dueño que es Dios, y solo a nosotros nos compete utilizarlo para el bien, para ser ejemplos del bien.

Nuestro espíritu debe ser el conductor del bien siempre, para conseguir tal empresa, debemos de refugiarnos en la oración, siempre la oración nos ayudará, pues estaremos más cerca en pensamiento de espíritus más elevados de los cuales, ellos nos ayudarán siempre, pues así, con la oración, podremos escuchar sus bellas palabras, cuando tenemos ideas que no sabemos de donde vienen, inspiraciones que de pronto soluciona el problema, todas esas maravillas son espíritus buenos que están con vosotros, ayudándoos, haciendo que progreséis.

Es por eso que la oración, la elevación de vuestro pensamiento, hará que sea mucho más fácil la asistencia que precisáis, por eso, pensad en Dios, hablad con Él, y nunca estaréis solos, y aun así, aunque nunca habléis con Él, siempre el Padre está a vuestro lado, esperando que abráis vuestro corazón.

Espíritu Rafael.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.