Jesús y Honra

La estructura psíquica de Jesús es el modelo de la perfecta identificación con la tarea que Él vino a ejercer.

Jesús puede penetrar en las leyes fundamentales de la vida que conducen a los hombres, estableciendo en palabras y actos las rutas seguras para el equilibrio físico-psíquico de todos.

Proyectando la Verdad, no oprimía con su natural superioridad, no arrebataba la individualidad, que permanecía más independiente.

Aquellos que se le apegaban, encontraban la paz y por esta razón, optaban libremente seguirlo.

Él sabía despertar las potencialidades yacentes en cada uno, canalizándolas para las operaciones saludables, mediante cuyo esfuerzo se disfrutaba alegría y plenitud.

Las parábolas, que guardan sus instrucciones vivas, continúan adecuadas para los problemas actuales, poseyendo sentido armónico y orientación capaces de ser aplicadas sin ningún conflicto de época, lugar y persona.

*

El hombre moderno prosigue, de cierto modo, con las mismas aspiraciones y necesidades de sus antepasados, librando algunas conquistas logradas a través de los tiempos. De este modo, aún permanece con carencias e inseguridades que perturban sus estructuras emocionales.

Para conseguir la libertad interior y la emancipación, necesita de la luz del conocimiento y del valor para entregarse con decisión a la honra de los objetivos que persigue.

Saber lo que pretende de la vida y como conseguirlo, es el proceso-parto de madurez personal rompiendo con sus propias raíces los atavismos que proceden de su pasado espiritual. Para este esfuerzo, la honra se le torna el inigualable guía interior, impulsándolo para adelante, en los pasos que debe dar, sin detenerse más.

*

En la ruptura de los lazos familiares constringentes, Jesús, sin dejar de atender a los compromisos morales y sociales con el clan a que pertenecía, demostró la grandeza del valor que la honra personal le facultaba.

Buscado por la familia, que ignoraba su ministerio, dudando de su misión, y así intentando interrumpirlo, cuando Él puso las bases de la Buena Nueva en los corazones, fue advertido por alguien que le dijo:

– “Tu madre y tus hermanos ahí se encuentran y te llaman”.

Le llegó el momento de la indeclinable como honrosa decisión, permitiéndole preguntar con tranquilidad:

“- ¿Quién es mi padre, mi madre, quienes son mis hermanos, sino aquellos que hacen la voluntad de Dios?”

La estupefacción general no lo perturbó y Jesús prosiguió como si nada hubiese ocurrido.

*

Honra es el valor de elegir lo mejor.

La incerteza en la decisión entre los que lo querían retener y aquellos que necesitaban de su presencia y de sus lecciones, sería el lamentable fracaso de los objetivos que buscaba.

No hay, ahí, falta de respeto a los familiares. Estos, si, presuntuosos y atemorizados, sin consultarle, no respetaban su opción de hombre independiente, que vino para un apostolado que jamás negó cual sería el término: la humillación, la cruz, la muerte.

Su honra lo llevaba a continuar, incluso luchando contra todos los factores hostiles.

Él vino a romper los impedimentos, arrancar la escultura modelada del hombre integral, del mármol frío de la sociedad utilitarista y esclavizadora.

El cincel y el martillo para romper la piedra eran la honra y el deber. Nada podía emparedarlo en los límites de las conveniencias, de los recelos pueriles, de los afectos inmaduros.

Veinte siglos después, he aquí el mismo escultor de almas, trabajando el granito de las vidas, a fin de liberarlas.

*

Tu honra debe modelarse en la de Él.

Tu decisión para la felicidad, rompiendo las estructuras pasadistas y acomodadas, es la fuerza de tu emprendimiento.

Entra en ti mismo y escucha la consciencia, tu guía íntimo, a fin de saber lo que pretendes, lo que es mejor para ti y como conquistarlo.

Tu liberación diferirá de aquellas que rompe vínculos de afectividad para soltarse, esclavizándose a otras situaciones peores.

La honra de encontrar un guía interno, que te orienta en los fundamentos de la vida de Jesús, es el liberarse de todo cuanto constituye una retentiva, para que sigas plenamente.

Después de esto, no serás más el mismo, ni te repetirás.

La consciencia del deber se manifiesta en ti en la honra de seguir en patrones de respeto a todos y a todo, de libertad total bajo el liderazgo de Jesús.

Espíritu Joanna de Ângelis
Medium Divaldo Pereira Franco
Del libro Jesús y actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba