Reflexionando juntos

Innegablemente, la preocupación estéril en torno a la muerte, en el Plano Físico, es asunto que se debe apartar de las actividades de la vida. No acontece lo mismo, pues, con relación al tiempo que la criatura dispone en el espacio limitado de la reencarnación.

Nos reportamos a semejante contraste para destacar la importancia del bien que se debe hacer en el cuadro de las horas.

Reflexionemos en esto y, cuando se te habla de posible, no aplaces la realización de tus propósitos de ajustar todo, en el proprio camino, a los imperativos de la consciencia tranquila y feliz.

Si guardas el proyecto de construir para ayudar a los pequeñitos sufridores, comienza amparando a este o aquel niño necesitado de apoyo.

Si pretendes crear un gran establecimiento de socorro para las madres desvalidas, empieza protegiendo alguna de nuestras hermanas situadas en la maternidad de sacrificio.

Si idealizas la fundación de obras destinadas a la asistencia en favor de nuestros hermanos más ancianos, desde el punto de vista de la existencia terrestre, incítate a la sustentación de algún compañero que el tiempo y la enfermedad invalidaron para el trabajo, olvidado en las retaguardias del sufrimiento.

Si deseas extender el corazón como un regalo a un determinado amigo, haz eso sin tardar.

Si tuvieras problemas con la familia y te propones resorberlo, usa la paciencia y el cariño, emprendimiento, para rápidamente, esa iniciativa de pacificación.

Si algún error, por acaso, emerge de tus experiencias personales de pasados días, aproxímate de cuantos se consideran tus adversarios y solicita disculpas, aunque eso te cueste decepciones y lágrimas.

A través de lo mejor a realizar, procura la paz contigo mismo. Y no creas que nuestra palabra presente cualquier contenido de alarma o cualquier nota de pesimismo. Si consiguieras discernir situaciones y meditar en las oportunidades de elevación que la existencia nos ofrece, sea cual sea la edad en que te encuentres, en el cuerpo físico, en materia de hacer todo el bien que la vida espera de ti, puedes creer que ahora es más tarde de lo que piensas.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Confía y sigue”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba