Vida y valores (Felicidad)

Comúnmente, la felicidad es considerada a partir de valores de orden material. Es bien comprensible que así sea en el mundo en que nosotros vivimos. Al final, vivimos en un mundo cuyas referencias son todas ellas, o casi todas ellas, a partir de cosas del mundo físico.

Sin embargo, en todos los tiempos se ha hablado que nosotros somos seres espirituales, aunque las religiones hayan dicho, desde siempre, que nosotros somos hijos de Dios y somos seres espirituales, esas informaciones, esas referencias, casi siempre, dejan mucho que desear. Ellas no eran bien exactas, no eran bien completas.

La Humanidad pasó a tener, respeto de las cosas espirituales, una reflexión un tanto inadecuada, porque pasamos a asociar al Espíritu a fantasmas, a las almas del otro mundo, a esos seres que son forjados en la mente colectiva, en la mente humana y, por causa de eso, son fantasmas que las mentes acostumbran a crear.

Siempre que se habla del alma, del Espíritu, se imaginan seres vestidos con sábanas blancas, o arrastrando cadenas o aullando por las noches, o cosas de ese género. Pocas veces se pensó en la realidad nuestra como Espíritus, en términos intelectuales, en términos mentales, en términos morales. De ese modo, las referencias de la felicidad están vinculadas a esas cuestiones del mundo físico.

Se acostumbra a pensar que felicidad está vinculada a posesiones que se tienen. Mucha gente imagina que solo será feliz cuando tenga el coche, cuando tenga la casa, cuando tenga dinero en el banco, cuando pueda viajar, cuando compra ropas de diseño, cuando, cuando, cuando… Vamos siempre jugando con la felicidad para niveles más distantes. Jamás disfrutamos la felicidad ahora, ya, en el momento en que estamos viviendo. Hay siempre un ritual intelectual que nos hace lanzar esa felicidad o encuentro con esa felicidad, para los días del futuro. Nuestros discursos, los discursos de todos o de casi todos, están siempre vinculados a: Cuando yo tenga, cuando yo compre, cuando yo sea…Entonces, la riqueza es una de las referencias para la felicidad.

El día en que el individuo gana en la lotería, el día que consiga una herencia, el día en que sea rico, él será feliz. Hasta conseguir ganar en la lotería, que difícilmente sucederá; hasta el día en que le surja una herencia, que es una cosa casi inabordable; hasta el día en que sea rico a través de su trabajo común, lo que también es, francamente, muy difícil, él no consigue ser feliz. El individuo no consigue ser feliz en el momento en que está, con las personas con quien está, en la realidad en que vive. Está siempre aplazando, empujando para atrás, retardando la felicidad.

Es muy interesante, porque Vicente de Carvalho, un poeta nuestro, brasileño, santista, escribió, un día, que la felicidad es como una manzana, que nunca la ponemos donde nosotros estamos, y nunca estamos donde nosotros la ponemos. El hizo un juego de palabras francamente verdadero, porque nunca ponemos la felicidad donde estamos. La felicidad está siempre más allá, en un lugar, en una situación, en una condición social, en una condición de vida que no es aquella que estamos disfrutando ahora. Y donde ponemos la felicidad, nosotros nunca estamos allá, porque la proyectamos solamente cuando determinadas cosas pasan.

Es muy común que el joven diga que él será feliz cuando haga dieciocho años, y con dieciocho años, tendrá la llave de la casa, podrá conducir coches, podrá hacer muchas cosas. Hasta llegar a los dieciocho años no será feliz a los trece, a los catorce, a los quince, ect. Pero, después que él haga los dieciocho años, la felicidad será cuando consiga una chica o cuando se case. Y él va empujando eso. Cuando se casa y no consigue la felicidad con el casamiento, imagina cuando tenga hijos. De ese modo, vamos empujando para atrás la felicidad que es como una manzana, como un fruto, nosotros nunca la ponemos donde estamos, y jamás estamos donde nosotros la ponemos. Es por causa de esto que debemos comenzar a reflexionar y a pensar que somos seres espirituales y que la felicidad no puede ser una cosa proyectada para lejos, ella debe estar bien junto a nosotros.

* * *

Es natural pensar que todo ese confort material perseguido por las personas, perseguido por nosotros, de hecho, nos da una gama de satisfacción. ¿A quién no le gustaría de tener dinero, a quien no le gustaría de tener una buena posición social, económica? ¿A quién no le gustaría de ser famoso y ser conocido, de disfrutar de esas consideraciones del mundo, aunque pasajeras? Pocas serían las personas que respondieran que no. No obstante, la felicidad transcurre de la manera como nosotros encaramos la vida. Si, la felicidad tiene dimensiones psicológicas. Por eso, visitamos, muchas veces, hospitales donde las personas sufren, lugares de padecimientos, de dolores, a veces atroces. Vamos a visitar esas personas, llenas de angustias, con nuestros problemas aquí de afuera, del mundo y al preguntarles como están, ellas nos sorprenden con una bofetada de guantes: Yo estoy bien, estoy muy bien. Y nosotros no conseguimos entender cómo una persona operada, muchas veces esperando morir, con una enfermedad incurable o con un mal grave, nos pueda decir que está bien. Todo con ella está bien, exactamente porque no está considerando su estado de felicidad a partir del cuerpo físico, aunque el cuerpo físico también es parte de nuestra felicidad, o debe serlo. Pero ella está más allá de esa consideración material. Porque es el modo como nosotros vivimos por dentro, como establecemos y cómo vamos a considerar la vida de afuera.

Como el Cristo dice que el reino de los cielos no tiene apariencias exteriores, está dentro de cada uno de nosotros, es verdad que muchas veces nosotros, aunque pasemos aprietos materiales, cargamos una cierta satisfacción interna, no por pasar dificultades, eso sería masoquismo, sino por la madurez con que pasamos esas dificultades. De ahí encontramos personas pobres contentas y encontramos personas ricas desgraciadas. Es por eso por lo que, al pensar en la felicidad como una dimensión psicológica, una dimensión psíquica, una dimensión espiritual, verificamos que muchas personas que viven dificultades materiales consiguen extraer de esa dificultad, alegrías íntimas, alegrías para su vida, capaces de causar envidia a mucha gente rica. Es por eso por lo que mucha gente rica, no obstante, tenga mucho dinero, tenga posición social, tenga todas las felicidades, vive infeliz.

Entre los ricos, cuantas veces encontramos suicidios incomprensibles al principio, porque las personas dicen: ¡Pero tenía de todo, tenía poder, tenía riqueza, tenía belleza! Pero no tenía armonía intima. Muchas veces no tenía objetivo de vida. Entonces, la salida para esos individuos fue la tentativa de autodestruirse.

Encontramos, muchas veces, entre los ricos, homicidios. ¿Pero, como? Personas, las cuales, no les faltaba nada, por lo menos en la suposición de las personas comunes. Les faltaba casi siempre lo esencial, la armonía interior. La felicidad nace de esa armonía. Cuantas veces hallamos en medio de la gente rica la prostitución, de todos los sentidos. La prostitución de costumbres, la prostitución sexual. Encontramos la drogadicción, entre la gente que puede pagar caro las dosis de cocaína, de heroína y de todo lo que infelicita la vida.

Si, podemos garantizar, como establece el proverbio popular que el dinero, la fortuna material no trae la felicidad. Indudablemente, ayuda en confort, ayuda en la armonía material, pero no resuelve nuestros enigmas del alma. De ese modo, la felicidad va siempre a depender de nuestra visión del mundo, de la madurez con que nosotros experimentamos el mundo. Si estoy en el mundo como quien se halla en una penitenciaria, mi vida será un tormento, una infelicidad. Si yo estoy en el mundo como quien se halla en una escuela, yo haré de las dificultades elementos de progreso, de crecimiento, de armonía. Si yo me siento en la tierra como quien está en un hogar, entenderé que todas las dificultades me son necesarias para que yo las supere, porque estoy rodeado de hermanos, de criaturas con las cuales puedo interactuar positivamente.

La felicidad no es, de hecho, una regla de este mundo, ella está dentro de nosotros. Es por esto por lo que Allan Kardec preguntó si en el mundo se podría experimentar la felicidad en un grado mayor, y los Seres Inmortales le respondieron que no, porque la Tierra es un mundo de pruebas y expiaciones.

Mientras tanto, podremos ser tan felices como en la tierra nos permite que seamos. Vamos a buscar esa felicidad mayor, que el mundo nos ofrece.

Raúl Teixeira

Transcrição do Programa Vida e Valores, de número 142, apresentado por Raul Teixeira, sob coordenação da Federação Espírita do Paraná. Programa gravado em abril de 2008. Exibido pela NET, Canal 20, Curitiba, no dia 1º de março de 2009. Em 25.06.2009. Traducido por Jacob.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba