Caminando

… La experiencia en la Tierra, en muchas ocasiones, puede ser comparada al viaje de un hombre, a través de la selva inconmensurable.

Es necesario comprender la necesidad de vigilancia para que los peligros no se conviertan en desastres y para que la expectativa no se transforme en angustia.

Encendamos la lámpara viva de la oración y caminemos, adelante, a la búsqueda de Cristo y en servicio de Él, nuestro Divino Maestro, al pie de los semejantes.

… Olvidemos la agresividad del suelo inculto y a la sombra del matorral para recordarnos constantemente que es necesario atravesar los obstáculos al encuentro del Maestro, el Sol Claro de nuestras almas.

Mensaje recibido el 26.04.1958

Espíritu Bezerra de Menezes

Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro “Bezerra, Chico y usted”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.