Jesús y Reencarnación

Si no fuese Jesús reencarnacionista todo su mensaje seria incompleto, sin soporte de seguridad, por faltarle la justicia en su más alta expresión proporcionando al infractor la oportunidad reeducativa, con el consecuente crecimiento para la libertad a que aspira.

El amor por Él enseñado, si no tuviese como apoyo la bendición del renacimiento corporal ofreciendo recomienzo y reparación, tendría un carácter de transitoria preferencia emocional, con la selección de los elegidos y felices en detrimento de los antipáticos e infelices.

Con el apoyo en la doctrina de los renacimientos físicos, Jesús identificaba de inmediato cuales eran los necesitados que estaban en condiciones de recuperar la salud o no, teniendo en consideración los factores que los llevaban al sufrimiento. Y por eso mismo, no todos aquellos que buscaban su ayuda lo lograban o se recuperaban.

Porque sabía ser enfermo el Espíritu, y no el cuerpo, siempre se dirigía preferencialmente a la individualidad, y no a la personalidad de que se revestía cada hombre.

Sabiendo acerca de la fragilidad humana, emulaba a la fortaleza moral, fiel a la ley de causa y efecto vigente en el mundo.

No solo en el dialogo mantenido con Nicodemo vibró su declaración en cuanto a la “necesidad de nacer de nuevo”. Ella se repite de forma variada, otras veces, confirmando el proceso de las sucesivas experiencias carnales, método misericordioso del amor de Dios para el beneficio de todos los Espíritus.

Ninguna sorpresa causó a sus discípulos la respuesta al respecto de Elías que ya vino, así como la pregunta en torno de quien era, según la opinión del pueblo, debido a ser creencia, casi generalizada de la época, la pluralidad de los renacimientos.

*

Espíritu puro, jamás enfermó, enfrentando los factores climáticos y ambientales más diversos con la misma fuerza y salud, reflejándose en la expresión de belleza y de paz en Él estampada.

Quien lo veía, jamás lo olvidaba, y todo aquel que sentía su toque amoroso, quedaba impregnado por su magnetismo para siempre.

Es verdad que no pocos hombres, que fueron comensales de su misericordia, aparentemente lo olvidaron… Sin embargo, reencarnaron a través de la Historia, recordándolo a las multitudes, y aun hoy se encuentran empeñados en hacerlo conocido y amado.

*

La psicoterapia que Jesús utilizaba era centrada en la reencarnación, por saber que el hombre es el modelador de su propio destino, viviendo conforme estableció a través de los actos en las experiencias pasadas.

Por tal razón, jamás condenó a quien quiera que fuese, siempre ofreciendo la ocasión para reparar el perjuicio y recuperarse delante de la propia, bien como de la Consciencia Divina.
Sin preferencia o disputa por alguien o cosa alguna, a todo y a todos amó con desvelo, albergando a la humanidad de todos los tiempos en su inefable afecto.

Esparció misionarios por la Tierra, hablando el lenguaje de la reencarnación, hasta el momento en que Él mismo la confirmó, señalando con esperanza futura de felicidad para todas las criaturas.

*

No te crucifiques en la conciencia de culpa, después de reconocer tu error.

No te encarceles en sombras, después de identificar tus delitos.

No te amargues en demasía, descubriéndote equivocado.

Renace de tus escombros y recomienza la recuperación de inmediato, evitando futuros retornos expiatorios, imponiéndote dolores, situaciones penosas.

Pide perdón y rehabilítate, ante aquel a quien ofendiste y perjudicaste.

Si él te disculpa, será bueno para ambos. Pero, si no lo hiciera, compréndelo y sigue adelante, no errando más.

Entristecido por alguien, perdónalo y suéltate de él, facultándote la paz y viviendo el bienestar que transcurre de la acción correcta.

La reencarnación que utilizas es concesión superior, que no puedes desperdiciar. Cada momento es valioso para tu trabajo de sublimación, de desapego, de amor puro.

Abrevia tus renacimientos obrando correctamente y sirviendo sin cansancio, con alegría, ya que, para adentrarte en el reino de los cielos, que se extienden de la conciencia en la dirección al infinito, es necesario nacer de nuevo, conforme Jesús dijo.

Espíritu Joanna de Ângelis
Medium Divaldo Pereira Franco
Del libro Jesús y actualidad

3 comentarios sobre “Jesús y Reencarnación

  1. Responder
    Omar Robles - 22 febrero, 2018

    Me parece que no habeis entendido el dialogo de Nicodemo;, la muerte es un renacimiento. Jesús no es reencarnacionista. El hinduismo lo es. Y no dudo que tengamos libre albedrio para regresar a la carne y volver a empezar. Pero no es un deseo del maestro, y usar su nombre, suponiendo entender la doctrina, es caer en un error. “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es.” Necesitan ustedes leer y comprender un curso de milagros; nada de lo que creemos que ha pasado, existió jamás. Entender que la carne no es nada más que la separación, creencia en la escasez y la muerte es el error que Dios quiere corregir en la mente de su Hijo amado.

  2. Responder
    admin - 22 febrero, 2018

    Hola! Comprendemos y respetamos tu manera de entender este articulo, pero no lo compartimos, pues nosotros los espiritas creemos firmemente que Jesús es el guía y modelo de la humanidad, dijo en varios pasajes evangélicos que la reencarnación existía, sin llegar más lejos, solo hay que recordar cuando habla de Elias, donde dijo; que Elias ya vino e hicieron con él todo lo que quisieron, los apóstoles entendieron que hablaban de Juan el Bautista. Esto es reencarnación. Es cierto que se puede interpretar de muchas maneras, pero esto ya dependerá del entendimiento y comprensión de cada uno.

    Si quieres te invitaría que leyeras el libro “El libro de los Espíritus” de Allan Kardec, es una gran obra y tal vez te interese. Lo puedes bajar desde nuestra biblioteca. No obstante, gracias por dejar tus comentarios.

    Un abrazo.

    1. Responder
      Omar Robles - 22 febrero, 2018

      Puede ser, es una doctrina peligrosa, pues en India la maldad es pasada de largo por el hecho de que están pagando un “karma”, Juan 1:21: Y le preguntarón, entonces que? eres tú Elias? Y el dijo, no. Eres tú el profeta? y el contesto, no… Me interesan estos temas, y más su buen interes en compartirlos, de hecho es cierto, la reencarnación abre un panorama más amplio a la gente, y algunos mediums hablan de que es solo un pedacito de lo que pasa en realidad, en cuanto al contexto del más allá. Gracias por la recomendación, abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba