El Espirita y la política

1- ¿Debe el espirita entrar en faenas políticas?

Entendiendo que como espiritas podemos entrar en cualquier lugar. Lo importante es como salimos, sin compromisos con el mal, comprometidos con el Bien.

2- ¿Por qué muchos espiritas consideran un pecado involucrarse con esa actividad?

El termino política está desgastado. Lo vemos asociado a la corrupción, deshonestidad, mentira, tráfico de influencia, soborno. De ahí la resistencia.

3- ¿Pero no es eso mismo?

Semejante idea expresa un error. La acción política que trata de la organización y del gobierno del Estado es fundamental para la estabilidad social. No puede ser rotulada negativamente en virtud de la existencia de malos políticos, de la misma forma que no podemos denegrir la Medicina porque hay malos médicos. Venerables personajes espiritas, como Bezerra y Cairbar Schutel, ejercieron cargos políticos.

4- El hombre público está sujeto a muchas presiones y, generalmente, para conseguir sus objetivos, hasta incluso cuando justos, es obligado a hacer concesiones que no son compatibles con la ética. ¿Sera razonable entrar en esa cueva de lobos?

En la pregunta 932, de El libro de los Espíritus, pregunta Kardec: ¿Por qué, en el Mundo tan a menudo, la influencia de los malos sobrepuja a la de los buenos? Responde el mentor: Por la debilidad de estos. Los malos son intrigantes y audaces, los buenos son tímidos. Cuando estos lo quieran, preponderarán. Sabia colocación que se aplica a cualquier actividad humana. Justo, por tanto, que el espirita se disponga al desafío de moralizar la actividad política en la que vaya a participar.

5- Varios movimientos religiosos tienen representantes en las cámaras municipales, estatales y federal. Raramente vemos espiritas allí. ¿Por qué?

Por desorganización de los espiritas. No fuimos capaces de elegir al periodista Freitas Nobre para la Asamblea Nacional Constituyente de 1987. Podríamos tener no solo él, sino por lo menos un diputado para cada Estado, contribuyendo para que las ideas espiritas en el campo social.

6- ¿El empeño por elegir determinado candidato no desvirtuará el Centro Espirita?

No debemos transformar la tribuna espirita en vehículo de propaganda electoral, ni la casa espirita en reducto partidario. Pero, en el círculo de nuestras relaciones, junto a compañeros vinculados al movimiento espirita, podemos intercambiar ideas sobre el asunto, disponiéndonos a apoyar a candidatos espiritas que veamos dignos de nuestro voto y de nuestro empeño.

7- ¿No podrá ocurrir que vayamos a elegir a un espirita que, no obstante, merecer nuestra confianza desde el punto de vista moral se revele incompetente en el ejercicio de sus funciones?

Corremos ese riesgo con relación a cualquier candidato. Nuestro deber es minimizarlo con el ejercicio del buen sentido y del discernimiento.

Libro nº 13 — 1993 La fuerza de las ideas. Preguntas y respuestas sobre temas de actualidad. Editora: O Clarim-Matão.

Richard Simonetti
Extraído del libro “La fuerza de las ideas”
Traducido por R Bertolinni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba