El agua fluidificada – Luz Espiritual

El agua fluidificada

Todos los cuerpos, desde los que consideramos simples, son modificaciones del fluido universal. El agua, que, por lo tanto, está formada a partir del fluido universal, también puede sufrir modificaciones. Por medio de la acción magnética dirigida por la voluntad, se le puede dar propiedades muy diversas: un gusto determinado e incluso las cualidades activas de otras sustancias.

El Espíritu actuante es del magnetizador, casi siempre con la ayuda de un Espíritu desencarnado, y opera una transmutación del agua sirviéndose del fluido magnético, por ello se dice agua fluidificada.

Según explica Emmanuel: El agua es uno de los cuerpos más simples y receptivos de la Tierra. Es como una base pura en la cual la medicación del Cielo puede ser impresa por medio de recursos sustanciales de asistencia al cuerpo y al alma, aunque el proceso no sea visible a los ojos mortales. En el mismo sentido, el Espíritu Lisias esclarece a André Luiz que “[…] el agua es uno de los vehículos más poderosos para los fluidos de cualquier naturaleza. […] Absorbe las expresiones de nuestra vida mental. Será nociva en manos perversas pero útil en las manos generosas”.

La Física demuestra que, en el agua, se pueden propagar ondas de presión de gran intensidad y muy veloces, lo que explicaría, desde el punto de vista científico, la facilidad con que puede ser fluidificada. Emmanuel aclara que el agua puede ser fluidificada de manera general, para un grupo de personas, o específicamente, para un determinado enfermo. En ese último caso, se recomienda que solamente el enfermo haga uso del agua que le fue fluidificada. Informa Emmanuel, además, que puede ocurrir la fluidificación del agua sin la participación de los encarnados, considerada la cuestión de los méritos individuales.

André Luiz describe la fluidificación del agua al final de una reunión mediúmnica. El dirigente espiritual, con el pensamiento en oración, impuso su mano derecha sobre el recipiente. Partículas luminosas se proyectaron sobre el agua, que las absorbía completamente. El agua recibió entonces recursos magnéticos de alto valor para el equilibrio psicofísico de los participantes de la reunión. Por medio del agua fluidificada, se pueden llevar a cabo importantes medicaciones. Hay lesiones y deficiencias del cuerpo espiritual que se reflejan en el cuerpo físico que solamente la intervención magnética es capaz de aliviar, hasta que los interesados se dispongan a su propia cura. En la colonia espiritual Nuestro Hogar, además de ser empleada como remedio, el agua sirve como alimento.

Simoni Privato Goidanich y Carlos Roberto Campetti

Extraído del libro “Pases a la Luz del Espiritismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba