En nuestro interior, calma

Cuando en momentos difíciles tu mente comience a cargarse de negatividad, y todo en ti, comienza a reaccionar con violencia, para y piensa.

Cuando llegue ese momento tienes que empezar a orar, respirar profundamente y calmar el tornado que se está creando en tu interior.

Siempre que iniciamos en nuestro interior ese compendio de energías negativas, tenemos que calmar esa negatividad, pues comenzaremos a ver lo que no hay, a sentir lo que no existe, y a ver a los demás como enemigos. Eso no tienen que pasar, porque cuando estamos tranquilos vemos que todo con la palabra calmada tiene solución, vemos que los demás no son enemigos solo necesitan comprensión, pues no sabes los problemas que los han llevado a tan lamentable posición.

Por eso, no dejamos que el mundo de la negatividad generada por espíritus enfermos se pueda unir a nuestra mente, tengamos siempre la calma para atender las situaciones como es debido, con calma y con respeto, siendo recordado al Maestro en sus momentos más difíciles como poseía una calma donde la fe en la vida futura se hacía más evidente.

Confiemos en el Padre, aprendamos de nuestro hermano Jesús, y aprendamos haciendo el
bien.

Espíritu Rafael

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba