Consciencia y discernimiento

En la antigüedad clásica los griegos elucidaban que el hombre es un animal racional y que para alcanzar el pleno desarrollo debe utilizar la razón.

La conquista de la razón, no obstante, se da mediante el esfuerzo desarrollado por el uso de la mente, por un método ordenado.

La mente puede tornarse el cielo o el infierno de cada criatura, conforme la dirección que se dé a su pensamiento.

El cultivo de las ideas que se derivan de las pasiones induce a disturbios que perturban y brutalizan, dificultando el predominio del discernimiento.

El discernimiento resulta del ejercicio del arte de pensar, que debe crecer de forma adecuada, favoreciendo al hombre con la percepción del ser y del no ser, de lo correcto y de lo errado, de lo justo y de lo abominable.

Dos proposiciones surgen como metodología correcta para el desarrollo de la razón, para el uso del discernimiento: pensar siempre y lo que se debe pensar.

En el primer caso, educación a través del pensar constante, ya que su función desarrolla los propios centros por los cuales se manifiesta, dilatando la capacidad para hacerlo siempre.

Indispensable luchar contra la pereza mental, generadora de la desatención, de la somnolencia, de la dificultad de concentrarse.

Elegir el tipo de pensamiento a cultivar, constituye un paso de alta importancia para que el discernimiento manifieste la consciencia, en la elección de los códigos de comportamiento que se incorporarán a la existencia…

Se dice que nadie vive sin pensar y la afirmación es equivocada. Todos los que transitan en las franjas primarias de la evolución piensan poco o casi nada.

Víctimas de los impulsos de su naturaleza animal, se dejan arrastrar por las tendencias e instintos hasta el momento obligatorio en que les luce la razón, empujándolos al examen de los acontecimientos y de la conducta.

Otros, que ya alcanzaron esa fase, por falta de hábito de pensar, se dejan anestesiar y se acomodan a los hechos y fenómenos existenciales, sin los estímulos inteligentes para saltar a niveles más elevados.

El discernimiento proporciona al ser pensante la madurez psicológica y, por extensión, de naturaleza afectiva. Descubre, entonces, la propia importancia en el grupo social, en el cual se mueve, empeñándose para dar cuenta de los deberes que le cumple desenvolver.

Se le alarga el horizonte de la comprensión humana y el amor abarca a todo y a todos se le asoma y predomina en sus sentimientos, responsable por la conducta saludable, promotora de la felicidad. Esa consciencia que discierne faculta la intuición de la transcendencia de la vida, ampliando las posibilidades de desarrollo intelecto-moral, que se dirigen al infinito de la perfección relativa.

De ese modo, la conquista del discernimiento y de la consciencia brinda a la criatura humana con la plenitud, que espera y ha sido decantada por los mártires y apóstoles, por los santos y sabios de todos los tiempos, de todas las culturas, de todas las épocas.

Pasando por la hilera de las reencarnaciones, el espíritu desarrolla los contenidos superiores que en él yacen en germen y, al contacto con las experiencias de la razón, proporcionan las condiciones para que se desarrollen, dignificando su poseedor y promoviéndolo a la realización plena, meta de los renacimientos, objetivo para el cual todos somos creados.

Allan Kardec reflexiona sobre el asunto, conforme la pregunta número 189, que se encuentra en “El libro de los Espíritus”, a saber:

– ¿Goza el Espíritu de la plenitud de sus facultades desde el principio de su formación?

– No, porque el Espíritu, igual que el hombre, tiene también su infancia. En su origen, los Espíritus sólo poseen una existencia instintiva y apenas si tienen conciencia de sí mismos y de sus actos. La inteligencia se desarrolla sólo poco a poco. El desarrollo de la inteligencia y del sentimiento da origen a la consciencia, al discernimiento.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Momentos de consciencia
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba