Sigue

Mientras te fijas en los acontecimientos de ayer, pierdes los bellos amaneceres que hoy comienzan y se prolongarán indefinidamente.

Quien ama y aspira a la felicidad no se detiene en el pasado, utilizándose de sus lecciones para crecer en el futuro.

*

La base del edificio permanece ignorada y es el elemento principal de su seguridad.

La raíz escondida en el suelo sustenta la gigantesca secuoya.

*

Nuevas ideas para el porvenir, así como deberes nuevos, deben constituirte estímulo para la continuidad de la marcha.

Existe en ti un depósito de valores desconocidos que esperan la ocasión para ser puestos a servicio.

*

Elimina hábitos censurables.

Corrige comportamientos perniciosos.

Supera sufrimientos injustificables.

Camina con paso firme en la dirección de la meta.

Fracaso aparente es la enseñanza de cómo no se debe intentar la realización.

Perturbación representa la llamada a la armonía.

Pon orden en tu vida.

*

Ayer la tempestad perjudicó tu siembra.

Hoy se recupera el suelo encharcado.

Mañana estarán cubiertos de flores y de frutos, el jardín y el vergel.

*

En el momento máximo del desespero, confía en el porvenir.

El desengaño de este momento proporciona la oportunidad para la confianza futura.

Siempre hay tiempo para rehacer y recomenzar.

No tardes, por tanto, observando el ayer, mientras desperdicias el placer superior del hoy con las alegrías que llegarán mañana.

Por el Espíritu Joanna de Ângelis

Momentos de meditación
Divaldo Pereira Franco
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba