Necesidades reales

Donde sitúes tus intereses, en torno de ellos circularán tus necesidades.

Donde tengas el pensamiento, allí pondrás la emoción.

Indispensable repensar las aspiraciones de manera para fijar solo aquellas que trabajan para tu realización profunda.

*

La ambición lleva al desvarío.

La avaricia lleva a la mezquindad.

La sensualidad brutaliza.

La indolencia entorpece los sentimientos.

La gula desajusta la maquina orgánica.

El egoísmo encarcela al ser.

El orgullo envenena al hombre.

El vicio desorganiza los equipamientos del cuerpo y del alma.

El odio enloquece a la criatura.

Los celos deforman la visión de la realidad.

*

Lo que más anhelas y piensas se corporifica y pasa a dominarte interiormente.

Tienes un compromiso con la vida, así como esta dispone de una tarea para ti.

Escucha tus necesidades verdaderas y mira a tu alrededor.

Posees más de lo que necesitas, mientras muchos carecen más de lo que disponen. No solo en recursos materiales, sino, también, en conocimientos, educación, discernimiento, capacidad de servicio, razón…

*

Hay, en el mundo, más escasez de paz que de pan.

Hay más soledad que compañerismo.

Faltan más los valores morales que los bienes materiales.

Estos últimos son los efectos infelices de los primeros.

… Y porque son escasas la ecuanimidad y la justicia, abundan la miseria y la ignorancia.

*

No postergues indefinidamente tu momento de entrega, de ponerte en relación con el mejor tesoro, pues donde lo deposites, “ahí estará tu corazón”, conforme destacó Jesús, proporcionándote o no felicidad.

Por el Espíritu Joanna de Ângelis
Momentos de meditación
Divaldo Pereira Franco
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba