Cuerpo humano

Puede considerarse, por la complejidad de sus funciones y por la finalidad a que se destina, como la maquina más perfecta de la que se tiene conocimiento. Analizándolo, en el contexto de la escala evolutiva del reino animal, lo observaremos en el ápice de la creación en el plano terrestre, por ser el vehículo de manifestación de la máxima inteligencia a través del cerebro y del pleno amor simbólicamente expresado a través del corazón.

Lo que no se puede olvidar es que, tanto su concepción como su perfeccionamiento, funcional y estético, obedecen a un planeamiento superior que, en último análisis, visa proporcionar la oportunidad de evolución del Espíritu en el planeta Tierra. Las células, con sus diferentes formas, dimensiones y funciones, son las unidades constitucionales básicas del cuerpo humano.

Al especializarse y estructurar los tejidos, sistemas y aparatos, forman un todo, el organismo humano, en el cual las actividades ocurren en perfecta sincronía y eficiencia para atender las necesidades vitales de toda y cualquier célula, esté donde esté en el conjunto.

El alcance de esta finalidad se debe al trabajo incesante e imprescindible del Sistema Nervioso (Central y Periférico) y del Sistema Endocrino (representado por las Glándulas). Los dos sistemas integrados son responsables de la regulación de toda la fisiología orgánica a través de las fibras nerviosas distribuidas por casi todo el cuerpo y/o de sustancias químicas conocidas como hormonas, neurotransmisores, etc. No podemos olvidar que, además de los elementos químicos y mecánicos que responsables del automatismo funcional, tenemos también los componentes intelectuales y emocionales que proceden del ser esencial, el Espíritu, que anima y vitaliza el cuerpo somático.

Considerado así, queda evidente que la mente espiritual puede tener gran fuerza para transmitir salud, armonía y excelente calidad de vida física, prolongándola o, lo opuesto, provocando su deterioro manifestada por enfermedades que acortan su existencia en la Tierra. Así, cuando utilizamos el pase como recurso terapéutico, la transmisión de energía generada alcanza los centros de fuerza que, a su vez, movilizan esa energía en dirección al cuerpo físico a través de los plexos nerviosos, propiciando una renovación celular significativa.

La integración Espíritu-cuerpo se procesa mediante la acción recíproca entre la energía orgánica y la mental, en el centro coronario, advirtiendo ahí todo el control sobre los demás centros vitales que, a través de comandos apropiados, estimulará el sistema nervioso para, actuando en conjunto con el sistema de glándulas endocrinas y el circulatorio, llevar la acción fluídica del pase a las células, a todo el cuerpo.

Terminemos este capítulo con el hermoso pensamiento del Espíritu Marco Prisco cuando nos propone: “En tu cuerpo, todo manifiesta la sabiduría divina que elaboró una forma perfecta para la residencia temporal del Espíritu en el proceso evolutivo. “No lo ultrajes. “No lo desprecies. “Ámalo, vitalizándolo con el pensamiento edificante, capaz de corregir las imperfecciones y de equilibrarlo para que puedas retenerlo más tiempo en su precioso domicilio.

“Ofrécele la energía psíquica sin rebelarte con las limitaciones de que, por ventura, seas portador. “Incluso que lo tengas con pocos movimientos y parcas posibilidades de placer; ámalo. No te gastes con tu cansancio, no te inquietes con tu debilidad.

“Cada Espíritu tiene el cuerpo que merece y que necesita.

“Si la fuente de las sensaciones no te obedece a los caprichos con la sensualidad que desearías, agradece al Señor; que te corrige el abuso a través de valiosas contingencias de limitación orgánica…”.

“…Como todos los tesoros, es tan sólo un instrumento de Dios para la gloria del alma que, un día, se despedirá, dejándolo en la Tierra, para ascender luminosa a los páramos de la ventura”.

Extraído del libro Terapia a través de los Pases
Proyecto Manuel Philomeno de Miranda

1 comentario sobre “Cuerpo humano

  1. Responder
    Romero Reyes - 16 abril, 2018

    Muito Amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba