Vida después de la muerte

trabajo_mediumnidad¿Hay vida después de la muerte? Las investigaciones científicas indican que si, y las religiones también afirman que, de alguna forma, la vida continua después de esta vida, aunque sea en estado latente, aguardando la resurrección de los muertos. Solo que ahí surge una cuestión de la más alta importancia: si todos tenemos que morir algún día, ¿cómo estaremos en ese más allá de la vida? ¿Sera que vamos a quedar almacenados en algún almacén celestial, aguardando el juicio final? ¿O quién sabe, postrados delante del trono divino, en adoración, para toda la eternidad? ¿O tal vez sentados a la vera de una nube tocando el harpa? ¿Sera que una naturaleza dinámica como es la del ser humano iría a soportar un estado de inactividad, inocuo y vacío, para toda la eternidad?

Son los propios espíritus que han dado las más completas explicaciones sobre ese otro lado de la vida. Esas informaciones han llegado a través de la psicografia de innúmeros médiums, en los mas diferentes puntos de la Tierra y en las más diversas épocas, a través de mensajes, principalmente dirigidas a parientes y amigos, contando cómo fue su pasaje para el mundo espiritual y como es ese mundo. Y lo más importante es que esas informaciones coinciden: lo que los espíritus hablan aquí en Brasil, a través de médiums, es confirmado por lo que dicen ellos en Europa a través de aparatos electrónicos.

El portador de las más amplias y detalladas noticias sobre el mundo espiritual y la vida y actividades de los espíritus es André Luiz, a través de 11 libros que dicto por la psicografia de Francisco Cándido Xavier (Chico Xavier). André Luiz nos muestra ese otro lado de la vida muy parecido con el lado de aquí. Hay muchas semejanzas. Nadie queda vagando en el espacio como alma penada, ni tocando el harpa en la vera de una nube. El mundo espiritual, para los espíritus, es tan real y dinámico como nuestro mundo físico es para nosotros. Es por eso que muchos espíritus no saben, o no consiguen creer que ya murieron. Son de aquellos que piensan que al morir irán para el cielo, al purgatoria o mismo para el infierno, o entonces, que con la muerte se acaba todo. Pero, al revés de eso, se encuentran casi como antes. Muchos vuelven para el hogar, para los ambientes de trabajo o de ocio. Ven las personas, hablan con ellas, pero las personas no les dan la menor atención. Algunos piensan que están locos, o que están viviendo una pesadilla interminable. Muchos asisten al propio velorio y entierro pero no aceptan la idea de que aquellos funerales sean los suyos.

Una de las actividades de los centros espiritas es el esclarecimiento a esos hermanos, llamados de espíritus sufridores. Ellos se incorporan al médium y el doctrinador conversa con ellos explicándoles la realidad. Todo el grupo envuelve al hermano sufridor en vibraciones de paz y amor. Es como él se alivia y consigue mejorar la propia frecuencia vibratoria. Esa elevación vibratoria es necesaria para que pueda ser socorrido y llevado para tratamiento en un lugar adecuado. Pero hay también aquellos que retornan al mundo espiritual plenamente conscientes de lo que está ocurriendo.

Cuando alguien desencarna (muere) es muy importante que reciba vibraciones de paz, en vez de manifestaciones de desespero que normalmente sucede. Muchos espíritus han relatado a través de la mediumnidad sus dramas, sus sufrimientos y aflicciones, por causa del desespero y desequilibrio de los parientes y amigos, después del desenlace. Ellos dicen que las lagrimas de los entes queridos que quedan en la Tierra, sus vibraciones angustiosas, llegan a ellos con mucha intensidad, provocando aflicciones. Por eso, delante de la muerte la actitud de los presentes debe ser de respeto, serenidad, equilibrio y, encima de todo, oración. El recién desencarnado necesita de mucha oración.

La alegría es un elixir de vida, salud y bien estar. Previene la depresión y fortalece el sistema inmunológico, más allá de innúmeros beneficios.

Extraído del libro » Nosotros y el Mundo Espiritual»
Autora: Saara Nousiainen
Traducido por Jacob

2 comentarios en “Vida después de la muerte”

  1. Hace 5 meses fallecio mi hrrmana Alejandra letelier el 26 de noviembre sola y no se que paso
    Y eso me tiene mal.
    Hsy alguna manera de comunicsrse con ella para saber
    Me gustaria que me ayudaran para poder estar bien
    No saben como se lo agradeceria

    • Querida amiga, no debes de dudar que seguro que estará bien, la espiritualidad ayuda siempre, y tenemos que confiar en Dios, pues a nadie lo deja solo. Dios es Padre de todos nosotros y como Padre él siempre nos cuida. No te preocupes, que no está sola.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.