Padre nuestro, que estás en los cielos

Cuando Jesús comenzó la oración dominical, satisfaciendo el pedido de los compañeros que deseaban aprender a orar, inició la plegaria, diciendo así:

–Padre nuestro, que estás en los cielos…

El Maestro quería decirnos que Dios, por encima de todo, es nuestro Padre.

Creador de los hombres, de las estrellas y de las flores.

Señor de los cielos y de la Tierra.

Para Él, todos somos hijos benditos.

Con esa afirmación, Jesús igualmente nos explicó que somos en el mundo una sola familia y que, por eso, todos somos hermanos, con el deber de ayudarnos unos a otros.

Él mismo, a fin de instruirnos, vivió la fraternidad pura, auxiliando a los hombres felices e infelices, a los necesitados y dolientes, mostrándonos el verdadero camino de la perfección y de la paz.

En la condición de aprendices de nuestro Divino Maestro, debemos seguir su ejemplo.

Si sentimos a Dios como nuestro Padre, reconoceremos que nuestros hermanos se encuentran en todas partes y que estaremos dispuestos a ayudarlos, a fin de ser ayudados más temprano o más tarde. La vida solo será realmente bella y gloriosa, en la Tierra, cuando podamos aceptar como nuestra gran familia a toda la Humanidad.

Por el Espíritu Meimei.
Médium Francisco Cándido Xavier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba