El traficante

El traficante de drogas, a nuestra opinión, debe ser considerado el enemigo público número uno. Las penalidades de la justicia humana sobre él deberían ser de las más rígidas, porque las de la Justicia Divina lo son.

El traficante de drogas es aquel que disemina el vicio. Es el que ofrece al joven la primera dosis gratuita y después pasa a explotarlo, llevándolo a prostituirse de todas las formas para obtener dinero y dárselo a él, a cambio de nuevas dosis.

Es preciso que el traficante sea denunciado a las autoridades. Normalmente, ronda las puertas de los colegios, como “lobo con piel de cordero.” Él mismo no usa la droga, o la usa poco – porque sabe el mal que hace -, no obstante es insensible al sufrimiento que produce en los otros.

Son instrumento de los obsesores desencarnados, de los cuales es compañero, el traficante de drogas es un hombre sin fe y sin escrúpulos; si pudiese ser visto en el mundo sin el cuerpo, su horrenda “facciones” asustaría a cualquier persona. Aquí, en la Vida Espiritual, donde llega totalmente desvariando, en la condición de suicida y criminal, los vemos en las regiones de las tinieblas hecho reptiles que se arrastran penosamente en el suelo viscoso, vampirizado por entidades intelectualizadas y malévolas, que lo mantienen bajo un duro cautiverio. Su vuelta al cuerpo, a través de la reencarnación, es la más dolorosa que se pueda imaginar. Víctima precoz del cáncer, que le corroe las entrañas, o de un idiota, en sus múltiples manifestaciones, tarda siglos para recomponer el propio cuerpo espiritual desfigurado.

¡Qué Dios tenga piedad de todos ellos!

Odilon Fermandes
Extraído del libro «Para vencer las drogas»

2 comentarios en “El traficante”

  1. Hola a todos:
    he leido atentamente el articulo El Traficante y quisiera emitir una opinion que tal vez no sea la que este Sr Odilon quisiera leer hace mucho aprendi sobre las diferencias que existe sobre lo Espiritual y lo Terrenal. Observo con mucha pena el mal trato que reciben los seres que se han dedicado a lo que aqui en la tierra llamamos Traficantes, sinceramente hasta hoy no vi a ninguno arrastrarse como dice este Sr no vi deformaciones fisicas, y creeo en la individualidad del ser humano.
    Que significa esto pondre como ejemplo el caso del astro del futbol Argentino DIEGO ARMANDO MARADONA cuando se realizo una encuesta sobre su actitud de consumir drogas se le pregunto a cinco mil ciudadanos y a equipos de psicologos psiquiatras y analistas sociales de quien es el culpable de lo que le ocurria en ese momento al jugador sera el Traficante o el JugadorEL CULPABLE DE ESA ADICCION las respuestas fueron practicamente todas con el mismo tenor … Solo El jugador es culpable de sus actos, nadie obliga a nadie a realizar actos de esa naturaleza.
    Por lo tanto creo que el exceso que este Sr hace se apega mas al lado judicial o policial que a lo espiritual, esta pagina no es para denuncias ni para juzgar es una pagina espiritual.

  2. ¡Hola! gracias por dejar tu comentario. Este articulo fue extraído del libro «Para vencer las drogas», lo que se explica en este libro, es lo que sucederá a la persona que es traficante, lo que le espera en la espiritualidad. Por lo que está haciendo, es evidente que su futuro, ya en esta vida o en las futuras vidas, no será tan fácil así, pues todo el mal que esta facilitando, eso sin duda tendrá sus consecuencias.
    No nos engañemos, puede ser que ahora el traficante este bien, con lujos, con dinero, pero en verdad, eso es algo temporal, porque todos morimos, todos estamos de pasada en esta vida, todos, por lo tanto, como dijo Jesús, a cada uno según sus obras.

    Un abrazo Hugo. Y hagamos el bien siempre.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.