Vida y valores (Psicogenesis de las obsesiones)

raul_teixeiraEn los estudios de la psicología, encontramos una gama de fenómenos que vienen mereciendo estudios bastante interesantes por parte de esa ciencia. Son los fenómenos de la obsesión. Cuando la psicología trabaja la cuestión obsesiva, nos muestra que el individuo estará viviendo esa experiencia todas las veces que en él se manifieste alguna idea fija. La característica basal de la obsesión es una idea que no cesa, que obsesa, que obsesiona, que perturba al individuo y no lo abandona.

Este haciendo lo que fuere, este pensando en aquello. Este viviendo lo que fuera, donde estuviese, es aquella idea matriz, plasmada en su estructura mental. Eso caracteriza un fenómeno obsesivo. Imaginemos una persona celosa, tiene una fijación en aquel objeto idolatrado, amado, querido, gustado, deseado, y ese objeto se vuelve algo perturbador, a tal punto que se puede volver una idea obsesiva, un fenómeno obsesivo.

Habitualmente, las criaturas con cuadros de neurosis, presentan ciertas repeticiones obsesivas. Natural es pensar entonces, que la psicología viene tratando de esas cuestiones con relativo éxito, porque va buscando donde y como ese estado de cosas tuvo un comienzo en el alma del individuo o en la mente del individuo, para sernos más psicológicos. De ese modo, comenzamos a pensar en tantos otros factores que deberán desencadenar, sobre la criatura humana, ese tipo de fenómeno obsesivo.

Hay criaturas que son por sí mismas, de contra. Para ellas, nada van a dar de cierto. Para ellas nadie presta, nada presta, son pesimistas, son negativas. Obvio que, al alimentar ese estilo de vida mental, al alimentar ese modo de pensar y de ser, ella se va caracterizando por una fijación mental, una fijación de ideas en torno de personas, de cosas. Ella tiene la misma idea siempre sobre determinada cosa, disparatada casi siempre. Acostumbran ser personas fanáticas, obsesivas, se agarran a personas, a cosas, a objetos, a ideas y pasan a nutrirse de esa tormenta. Es la obsesión psicológicamente considerada. Esas criaturas, naturalmente, viven mucho mal, su calidad de vida es terrible, y todas aquellas otras que tienen que convivir con ellas o en su entorno, también estarán siendo bombardeadas por las consecuencias de esas actitudes, de esas posturas, de esa obsesión.

Acontece que, cuando pensamos en una criatura humana con todos esos encajes mentales negativos, pesimistas, de contra, no podemos olvidar que ella será fácilmente blanco de mentes que, desprendidas del cuerpo físico, mentes espirituales, o si quisiéramos, seres espirituales, que también comparten de esas propuestas de pesimismo, del negativismo, de contra. Y, como somos nosotros reclamamos de aquellas criaturas espirituales que nos acompañaron positivas o negativas, comenzará entonces un proceso obsesivo diferenciado.

Todas aquellas características del negativismo, del pesimismo, todas aquellas neuras engendradas en la intimidad del ser, podremos llamar de una auto-obsesión. Es un proceso obsesivo que la criatura se impone, es un proceso de fijación el cual la criatura se ajusto. Pero, cuando entran elementos espirituales en el contexto, cuando entran mentes desencarnadas, se aprovechan de ese material mental que es exhalado, ahí tendremos la hetero-obsesión. La obsesión provocada por seres fuera del individuo perturbado. Claro que serán también seres espirituales perturbados valiéndose de la perturbación de la criatura humana. De la misma manera que las moscas se valen de las heridas abiertas o de los productos expuestos, que exhalan aquellas sustancias por ellas buscadas, naturalmente en el campo del psiquismo, de la mente espiritual, pasa lo mismo. A cada uno, afirmo Jesús, es dado conforme sus obras. Si nos lanzamos a la obra del negativismo, del pesimismo, tendremos criaturas del mismo naipe, del mismo tenor, que del otro lado de la vida nos inspiran negativamente.

* * *

Todas las veces que abrimos las puertas de nuestra mente para que los otros individuos en ellas penetren, ciertamente estaremos corriendo un peligro mucho mayor. Es como alguien que hubiese dejado abierta la puerta de su propia casa. Dentro de su casa es su dominio, es su domicilio, pero si entran personas extrañas, deseosas de controlar su vida, todo sería negativo a partir de entonces, mucho más de lo que ya lo era antes. Es en esa cuestión que, cuando abrimos el Evangelio de Mateo, y Jesús Cristo se refiere a los Espíritus que son expulsados de las criaturas, El propone que esas criaturas que se vuelven liberadas de esa presión demoníaca, diabólica, espiritual, la palabra poco importa, traten de reformarse, o sea, cierren sus puerta intimas, vigilen las entradas de su emoción, de su corazón, de su sentimiento.

Cristo dice, conforme el Evangelio de Mateo, que cuando eso no ocurre, el perturbador vuelve con siete espíritus. Y un número cabalístico, es un número judaico, que tiene una cierta magia, tanto que El orientó a Simón, para que perdonase setenta veces siete. El candelabro, símbolo judaico, tiene siete brazos, entonces el siete es un numero místico entre los judíos. Naturalmente, cuando el Cristo estableció que el perturbador volvería con más de siete espíritus, volvería con un grupo de entidades. Es como cuando una dolencia se repite. Repetida es más grave de lo que la dolencia en sí, porque ella ya cosecho en el organismo fragilizado.

Así, los procesos obsesivos que no fueron tratados debidamente en cuanto era auto-obsesión, cuando se convierten en hetero-obsesión, ahora existen otras mentes encarnadas o desencarnadas propiciando la gravedad del proceso, cuando esas cosas pasan con la ayuda de seres externos o perturbados, todo es más difícil. Ahora habrá necesidad de una ayuda de terceros, ya que hay una intervención de terceros en el proceso de la tormenta obsesiva del individuo. Si el abrió de tal forma su casa mental, su casa intima, permitiendo que terceros se adentrasen allí estableciendo alboroto, tumulto, dificultades, ahora habrá necesidad de que otras personas ayuden a deshacer el problema o a minorar el problema. Es entonces que, los individuos que ya apelaron para la psiquiatría, para la psicología, para varios tratamientos terapéuticos, diversos, van a buscar la acción de la fe. Es en esa hora que nosotros nos acordamos de la oración.

Como es importante colocar la mente en sintonía con el mundo más alto, con Dios, a través de los buenos ángeles, a través de los buenos espíritus, a través de los seres inmortales que responden en la tierra en Su nombre, junto a nuestras necesidades. Tenemos que apelar para la oración y, naturalmente, esa oración tiene que partir de dentro, no podrá ser apenas una repetición de palabras o de formulas mágicas. Para que haya sentido, la oración tiene que brotar de lo íntimo, del alma de la criatura. Ese es un aspecto. Después, colocar ese individuo perturbado para hacer alguna cosa buena, aprender a lidiar en el bien. Llevar una comida a un pobre, ayudar un niño que precisa de material escolar, visitar una obra de asistencia para dar un baño a un niño, a un mayor, hacer un curativo, cortar del pelo, cortar las uñas. Cuantos servicios pequeños y útiles podremos hacer, y aquellos que están viviendo el proceso para salir de la tormenta obsesiva lo podrían realizar.

Mudar la vida interior es la gran necesidad. Si no mudamos nuestra composición intima, será muy difícil librarnos de la perturbación obsesiva, de la hetero–obsesión, porque los vampirizadores, las entidades negativas se aferran a nosotros por las puertas que les ofrecemos. Todo proceso obsesivo tiene origen en nuestra intimidad, tiene origen en nuestro auto–obsesión, en esa perturbación que consentimos y que, después, acostumbra ser muy difícil rechazarla, transformando nuestra vida para peor. Pero, cuando tengamos esa consciencia, esa búsqueda de Dios, esa voluntad de sanar, la oración y todos sus componentes nos ayudara bastante a resolver el problema.

Raúl Teixeira

Transcrição do Programa Vida e Valores, de número 127, apresentado por Raul Teixeira, sob coordenação da Federação Espírita do Paraná. Programa gravado em janeiro de 2008. Exibido pela NET, Canal 20, Curitiba, no dia 21.09.2008. Em 08.01.2009. Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.