Virtudes estimuladas

Tenemos una inmensidad de virtudes latentes en el corazón, esperando que las estimulemos para el trabajo grandioso de la fraternidad. Es justo reconocer que Dios todo lo hizo dentro de la armonía.

El desarrollo de esas cualidades es de nuestra total competencia, aun así, manos invisibles nos ayudan constantemente para estimular esos valores. Somos todos gigantes en potencial y Cristo es el marco de comienzo de nuestra caminada en busca de la luz de Dios; Él nos ayudó a despertar para la razón e irá a acompañarnos hasta nuestra liberación espiritual, por el conocimiento de la verdad.

Todo lo que hagáis, hacedlo liberando vuestro potencial de amor, que el amor os proporcionará condiciones de vivir generando salud y de estar llenos de esperanza en la conquista de la felicidad.

Todo lo que busquéis en el exterior está dentro de vosotros. Debéis ser un soldado de Cristo, trabajando contra vuestros enemigos internos y Dios estará siempre a vuestro lado, ayudándoos a vencer todas las deficiencias.

Sed activo en vuestro programa de reforma interior, pero, jamás uséis la violencia. La moderación es norma divina, en la divina secuencia del equilibrio.

Compadeceos de vosotros mismos, pero nunca paréis de educaros para mejor instruiros. Debéis procurar convivir con la alegría y estudiarla en todos sus aspectos. Ella es un tesoro que hemos heredado de la divinidad y debe ser cultivada por todos los pueblos.

Debéis procurar convivir con la alegría y estudiarla en todos sus aspectos. Ella es un tesoro que hemos heredado de la divinidad y debe ser cultivada por todos los pueblos.

Una sonrisa, una palabra que induzca a la alegría puede curar e incluso encaminar a algunas criaturas para la esperanza y la fe. La sonrisa en los labios da una dimensión mayor al alma y, cuando el corazón está lleno de amor, la alegría sale valorizada y donamos a nuestros semejantes un magnetismo de alta calidad espiritual.

Debéis convivir con la fe, en todas sus cualidades benefactoras. Ella es el sustentáculo de la propia existencia. La fe es el ambiente de Jesús y el clima de los ángeles; meditad en la fe, pensad en ella y ejercitad ese panal de luz en el corazón, para que la tengáis permanentemente con vosotros.

Ciertamente que conocéis el valor del perdón. Buscadlo por los medios que disponéis, hablad de él, estudiad sobre su eficacia y buscad desenvolverlo en todos los momentos, porque quien perdona es feliz y será capaz de ayudar a los otros a descubrir la paz de conciencia.

El amor debe ser el sentimiento mayor de todas las criaturas, por eso, se torna necesario que estimulemos su crecimiento dentro de nosotros, porque por él y a través de todas sus manifestaciones, adquirimos salud, aquel bienestar imperturbable que proporciona el equilibrio del cuerpo y del alma.

Todo crece por la fuerza del progreso y todo lo que existe tiene su valor espiritual, entretanto, precisamos saber ayudar en la siembra y en la cosecha, porque el discernimiento es luz que nos acompaña por la eternidad.

Nuestro deber mayor es estimular las virtudes en nuestros caminos, así como ayudar ese mismo estimulo en nuestros compañeros, sin violencia a sus derechos.

La palabra es un vehículo de mucha fuerza, muestra la verdad de los preceptos evangélicos en nuestras vidas, sin embargo, el ejemplo es fuerza mucho mayor que se irradia de quien vive en gamas de luz, para todos los corazones que nos rodean.

Nos invade el deseo de llevar a los otros, aquello que nos hace felices, pero no siempre lo que es bueno para nosotros sirve para nuestros hermanos. El estímulo más benefactor es aquel iluminado por la vivencia, en la tranquilidad del corazón.

Todos estamos en busca de salud y solamente la encontraremos por los procesos naturales y según las leyes establecidas por el Creador. Donde estéis, no os olvidéis de estimular las virtudes, por ser ellas la luz que os liberará de todas las sombras.

Por el espíritu Miramez

João Nunes Maia
Extraído del libro “Salud”
Traducido por R. Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.