Los efectos del carnaval

Es la fiesta que guarda vestigios de la barbarie y del primitivismo, que aun reina entre los encarnados marcados por las pasiones del placer violento. Como nuestro imperativo mayor es la ley de evolución, un día todo eso, todas esas manifestaciones ruidosas que marcan nuestro estadio de inferioridad desaparecerán de la Tierra. En su lugar, entonces, predominará la alegría pura, la jovialidad, la satisfacción, el júbilo real, con el hombre despertando para la belleza y el arte, sin agresión ni promiscuidad.

La danza en que pontifica el Rey Momo, ya fue un día la conmemoración de los pueblos guerreros, festejando victorias; fue reverencia colectiva al dios Dionisio, en la Grecia clásica, cuando la fiesta se llamaba bacanal; en la vieja Roma de los cesares, fuertemente marcada por el aspecto pagano, se llamo saturnalia y en esas ocasiones se inmolaba una víctima humana.

En la Edad Media, es cuando la festividad adquirió el concepto que hoy presenta, el que una vez por año sea lícito enloquecer, en homenaje a los falsos dioses del vino, de las orgías, de los desvaríos y de los excesos, en suma. Los estudiosos materialistas hablan del comportamiento y de la psique humana de la actualidad, sinceramente convencidos de la necesidad de descargarse las tensiones y represiones en esos días en que la carne nada vale, cuya primera silaba de cada palabra compone la nota carnaval.

Así, en tres o más días de verdadera locura, las personas no avisadas, se entregan a la falta de compromiso, exagerando en las actitudes, al compás de sones febriles y vapores alucinantes.

La causa está en el materialismo, que ve el cuerpo, la materia, como inicio y fin en sí mismo, la causa de tal desequilibrio. Ese comportamiento, afecta, inclusive, a algunos que se llaman religiosos, pero no tienen, en verdad, la necesaria comprensión de la vida espiritual, dejándose también, enloquecer una vez por año, iniciando así, un proceso de obsesión y de locura.

Los humanos que así proceden, no lo hacen simplemente atendiendo a los apelos magnéticos que atrae a los espíritus desequilibrados y de esos seres, sino porque a ellos se ligan por el pensamiento, en razón de las preferencias que acogen y de los placeres que se facultan en el mundo íntimo.

El Carnaval conforme los conceptos de Bezerra de Menezes Espíritu.

João Cabral – Presidente da ADE-SERGIPE. Website: www.ade-sergipe.com.br – Jornalista. Radialista. Conferencista Espírita. Publicada no Jornal Cinform de Aracaju-Sergipe no dia 16.02.2009. O Cinform tem uma tiragem de 22.000 exemplares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba