El Desanimo

desobsesionToxico inmovilizador, el desánimo se insinúa suavemente, dominando las reservas del coraje y sometiendo al combatiente a su acción perturbadora.

Se instala, poco a poco, inspirando pesimismo y malestar, que se agrava, como invasor que conquista paso a paso los espacios abandonados a su frente.

El desánimo es enemigo cobarde que siega más vidas que el cáncer, por los resultados que logra en el organismo del comportamiento humano.

*

Cuando sientas la insinuación del desánimo, susurrándote falsos motivos para que abandones la lucha, o la postergues, o la desconsideres, ten cuidado.

Usa la razón y expúlsalo de la casa mental.

A veces se te presenta en la condición de resentimiento fluyente de cualquier incomprensión sufrida y, en otras ocasiones, en forma de agotamiento de fuerzas, que debes superar, mediante cambio de actitud mental y de actividad física.

La marcha del tiempo es inexorable.

De cualquier forma, las horas se suceden.

Utilízalas de manera digna, incluso que, a peso de sacrificios.

Cuando traspases la barrera de la dificultad, constatarás la ventaja de haber perseverado, descubriéndote rico de paz, frente a los tesoros de amor y realización que adquiriste.

Ningún motivo debe servir de apoyo para el desánimo.

Todo, en la vida, constituye una invitación para el avance y la conquista de valores, en la armonía y en la gloria del bien.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Franco
Del libro “Episodios Diarios”
Traducido por Francisco Sanchez

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.