Acción – Bondad

dar-y-recibirEl cobro de la gratitud disminuye el valor de lo que se da.

El bien no tiene precio, pues que, a semejanza del amor, igualmente no tiene límite.

Cuando se hace algo meritorio a favor del prójimo aguardando recompensa, he aquí que se apaga la calidad de la acción, a favor del interés personal grandemente pernicioso.

El Sol calienta y mantiene el planeta sin ninguna exigencia.

La lluvia bendice el suelo y lo mantiene rico, en nombre del Creador, sustentando a los seres y se repite en periodos rítmicos, no pidiendo nada.

El aire, que es la razón de la vida, existe en tan armonioso equilibrio y discreción, que raramente las criaturas se dan cuenta de lo imprescindible que es.

*

Haz el bien con alegría y, en el acto de realizarlo, disfrutarás su recompensa.

Ayuda a todos con naturalidad, como deber que te impones, a favor de ti mismo, y te aureolarás de paz.

Si estableces cualquier condición para ayudar, desmereces tu acción, palideciendo su valor.

Únete al ejercito anónimo de los héroes y apóstoles de la bondad.

Nadie sabrá tu nombre, no obstante, el pensamiento de los beneficiados sintonizará con tu generosidad estableciendo un eslabón de unión y seguridad para la armonía en el mundo.

Los que se destacan en la acción comunitaria y son aplaudidos, homenajeados, saben que, sin las manos desconocidas que los ayudan, cosa alguna podrían producir.

Así, los benefactores verdaderos son los de la retaguardia y no los que brillan en los vehículos de la Comunicación.

Aprovecha tu día y ve sembrando ayudas, esparciendo bondad de que esté rica tu vida, y probarás el licor de la alegría en la copa de la felicidad de servir.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Franco
Del libro “Episodios Diarios”
Traducido por Francisco Sanchez

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.