Hora vacía

JoannaAngelisCuidado con la hora vacía, sin objetivo, sin actividad.

En ese espacio, la mente crea mecanismos de evasión y delira.

Cabeza ociosa es peligro a la vista.

Manos desocupadas facultan el desequilibrio que se instala.

Grandes males son maquinados cuando se dispone de espacio mental en abierto.

*

Si, por alguna circunstancia, te surge una hora vacía, rellénala con una lectura saludable, o una conversación positiva, o un trabajo que aguarda oportunidad para realizarlo, o una acción que te proporcione bienestar…

El hombre, cuanto más rellena los espacios mentales con las ideas del bien, mediante el estudio, la acción o la reflexión, más aumenta su capacidad y conquista más amplios recursos para el progreso.

Establece un programa de realizaciones y visitas para tus intervalos mentales, en tus horas vacías, y te enriquecerás de desconocidos tesoros de alegría y paz.

¡Hora vacía, nunca!

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Franco
Del libro “Episodios Diarios”
Traducido por Francisco Sanchez

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.