Conversaciones infelices

calumniaNaturalmente, porque estos son días de insatisfacción, las personas que se acercan a ti traen, casi siempre, comentarios negativos y observaciones deprimentes.

Surgen, en las conversaciones, apuntes despreciativos que chamuscan la honra ajena, cuando no les tiran barro en la conducta que envidian.

Intrigas urden venganzas sórdidas, entre sonrisas y sarcasmos, generando inquietud, soplando sospechas innobles.

Asuntos triviales toman el tiempo y expresiones groseras, con anecdotario vulgar, entorpecen la razón, manteniendo una psicósfera enferma.

*

Cuando te veas envuelto por el clima de las conversaciones nefastas, cambia de asunto, propón un tema diferente, conciliador, edificante, substituyendo la vulgaridad y el pesimismo, que deben ceder espacio al conocimiento de la belleza y de la verdad.

Las conversaciones viles envenenan a aquellos que las sustentan, mientras desprecian otras vías que padecen constricciones y viven situaciones difíciles buscando superarlas con la contribución de mucho sacrificio.

Sea tu palabra de gentileza y de esperanza en cualquier situación.

Entreteje comentarios respetables y educa a los que te comparten las palabras, generando optimismo y fraternidad a todo momento.

Espíritu Joanna de Ângelis

Médium Divaldo Franco
Del libro “Episodios Diarios”
Traducido por Francisco Sanchez

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.