Zamenhof y su ideario

zamenhofEl 15 de diciembre de 1859, se sumergía en el escenario terrestre un Espíritu, incumbido en la misión de ofrecer a la Humanidad un instrumento de comunicación que, minando las barreras lingüísticas entre los pueblos, contribuiría bastante para la construcción del progreso general.

Reencarna ese misionario, Lázaro Luís Zamenhof, sobre quien los Espíritus revelan ser “un genio de la confraternización humana”, exactamente en una pequeña ciudad de Polonia, entonces unida al Imperio Ruso, donde cuatro razas, con lenguas y religiones diversas, formaban un belicoso cuadro social y político, relacionándose invariablemente con desconfianza y consecuentes agresiones mutuas.

Era ciertamente el clima propicio a que Zamenhof despertase para su misión, ya en la infancia, pues, siendo judío, también experimentaba el opresivo peso de las injusticias y, a veces, sangrientas discriminaciones. Desde, por tanto, los seis años, soñaba en acercar a los hombres sobre las barreras que entre ellos habían levantado el orgullo y el egoísmo, los cuales eran traducidos, en su visión, en la multiplicidad de las lenguas y en la diversidad de las religiones. Ve entonces, como niño, en la pequeña Byalistok, una proyección del mundo y de la humanidad y, apropiándose del acervo que traía del Espacio, indeleblemente calcado en los tejidos del alma, prepara su futuro trabajo, que dedicaría toda su vida: dotar a la Humanidad de un idioma internacional absolutamente neutro, para que todos pudiesen entenderse, y ofrecer un código de elevados principios para que se relacionasen amistosamente todas las religiones.

Nos revelan los Espíritus estar ese idioma, que los esperantistas sabia y cariñosamente llaman de “idioma de la fraternidad”, ya creado, antes de surgir en la Tierra, para uso en las esferas espirituales cercanas, pues allí, donde prevalece el llamado “espacio de las naciones”, 1 o “el Espíritu de los hogares nacionales”, 2 o intercambio entre las colectividades nacionales aun es afectado por inmensas dificultades, tal como ocurre en la esfera física. Después de tentativas infructíferas en ese sentido, aquel “genio de la confraternización humana”, “uno de los grandes misionarios de la Luz, consagrado a la concordia”, es convocado y, bajo el amparo de lo Alto, con la ayuda de numerosos colaboradores, después de casi medio siglo de trabajo, concretiza en las regiones espirituales el idioma que en el plano físico tomaría el nombre de Esperanto.

En lo que dice respecto a sus aspiraciones en el campo inter-religioso, concibe primeramente un conjunto de reglas (Hilelismo), las cuales, adoptadas por sus hermanos de raza, podrían darles oportunamente facilidad en las relaciones, casi siempre conflictivas, con otros pueblos. Dificultades, igualmente determinantes, en esas tentativas, lo llevan, pues, a tornar másamplio su proyecto, extendiéndolo a las relaciones entre todas las razas, pueblos, naciones, culturas y religiones. (Homaranismo) Es ciertamente por traer el consentimiento de los Alto que el esperanto fue acogido, en 1909, en la Casa de Ismael, cuando Zamenhof completaba 50 años de existencia y su “Lingvo Internacia” estaba en el mundo desde hace 22.

La trayectoria luminosa del esperanto en el Movimiento Espirita brasileño tiene en la enseñanza, divulgación y utilización, su faro bien definido, actividades que lo firmaron como ítem indisociable de los servicios del Consolador en nuestra tierra. Vean ahora los esperantistas-espiritas de Brasil el coronamiento de su esfuerzo ya secular; extendiéndolo a los movimientos espiritas de otros países, a fin de que sirva a los intereses de la creciente familia espirita mundial, tornándose un instrumento para las relaciones internacionales de sus miembros.

Concluimos nuestras simples consideraciones con un significativo trecho del mensaje, El Esperanto como Revelación, dictado por el Espíritu Francisco Valdomiro Lorenz a Chico Xavier, en 1959, publicado en el Reformador, de abril de ese mismo año, p 15 (83):

Atendemos, de ese modo, nosotros, espiritualistas y espiritas, encarnados y desencarnados, al incremento del Esperanto, en simultaneidad con el esfuerzo de restaurar las columnas del Cristianismo, por santuario vivo de la Religión Universal, en bases de amor y sabiduría, en el terreno de la Bondad inmensurable de Dios y Su justicia indefectible. No importa que estemos, en la condición de co-idealistas del Esperanto, en sintonía con nuestros hermanos católicos, reformistas, ortodoxos, bramanistas, budistas, israelitas, sintoístas, mahometanos, zoroastristas, ateos y de otras confesiones y convicciones, por cuanto las corrientes de ideas, como las fuentes de niveles diversos que desembocan invariablemente en el mar, alcanzan siempre el océano de la realidad inmutable, en cuyas aguas las advertencias de la evolución nos imponen el reconocimiento de la propia humildad ante la grandeza de la vida, con la impersonalización de nuestra fe. (…)

Affonso Soares

Sugerencia de lectura: El Esperanto como Revelación (Esperanto kiel Revelacio). Por el Espíritu Francisco Valdomiro Lorenz al médium Francisco Cândido Xavier, Editora IDE.

(1) Francisco Cândido Xavier, Waldo Vieira. Evolución en dos mundos, por el Espíritu Andre Luiz.
(2) Francisco Cândido Xavier. Volví. Por el Espíritu Hermanos Jacob.

Extraído del «Reformador»
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.