La preparación

05-DivaldoA fin de ser preservado y mantenido, el cuerpo exige varios cuidados, desde la higiene a la conservación de las piezas que lo constituyen, sin lo que innumerables males le perturbarían el equilibrio, interrumpiendo su existencia.

Así también el alma. Responsable por la organización somática, es la generadora de fuerzas que facultan la vida física, exigiendo, por consecuencia, atendimiento especial, sin lo que se le desarticularían los equipamientos sutiles, haciéndole tumbar en el desfallecimiento o en la alucinación con todos los perjuicios consecuentes de eso.

*

De este modo, antes de cualquier actividad, al iniciarse y día, reserva algunos minutos para su sustentación.

Haz una pequeña lectura de una página optimista y consoladora, que te fije clichés mentales positivos y agradables.

Medita un poco en su contenido valioso, como imprimiéndolo en los cuadros delicados de la memoria, de modo que de él te impregnes, estableciendo una disposición favorable a las luchas que enfrentarás.

Encierra esos minutos con una oración, a través de la cual intentes sintonizar con el pensamiento de la sabiduría universal, extrayendo inspiración y fuerzas en el amor de Dios.

Equipado con estas energías, habrás atendido, en terapia preventiva, tu realidad eterna – el yo espiritual – pudiendo, entonces, partir para los primeros enfrentamientos de la experiencia de tu nuevo día.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Franco
Del libro “Episodios Diarios”
Traducido por Francisco Sanchez

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.