Historia curiosa

chicoChico visitó durante muchos años a un joven que tenía el cuerpo totalmente deformado y que vivía en una barraca cerca del bosque. El estado de alienado mental era completo.

La madre de este joven estaba también muy enferma y Chico la ayudaba a bañarlo, alimentarlo y a limpiar la pequeña estancia en que vivía.

El cuadro era tan aterrador que, en una de sus visitas en que un grupo de personas lo acompañaba, un médico preguntó a Chico:

– ¿Ni siquiera en este caso la eutanasia sería perdonable?

Chico respondió:

– No creo doctor. Este hermano nuestro, en su última encarnación, tenía mucho poder. Persiguió, perjudicó y con torturas inhumanas quitó la vida de muchas personas. Algunas lo perdonaron, otras no y lo persiguieron durante toda su vida. Esperaron su desencarnación y, así que él dejó el cuerpo, ellos lo agarraron y lo torturaron de todas las maneras durante muchos años. Este cuerpo deforme y mutilado representa una bendición para él. Fue la única forma que la providencia divina encontró para esconderlo de sus enemigos. Cuanto más tiempo aguante, mejor será. Con el paso de los años, muchos de sus enemigos lo habrán perdonado. Otros habrán reencarnado. Aplicar la eutanasia sería devolverlo a manos de sus enemigos para que continuasen torturándolo.

– ¿Y cómo rescatará él sus crímenes? – Preguntó el médico.

– El hermano X acostumbraba decir que Dios usa el tiempo y no la violencia. – respondió Chico Xavier.

Traducción: Johnny M Moix

1 comentario en «Historia curiosa»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.