Dolor en los animales

JHpiresEl orden de la Creación se divide en planos o instancias (filosóficamente en hipóstasis). Hay enorme distancia, como se ve en el ítem 597 de “El Libro de los Espíritus”, entre el plano animal y el plano hominal. Las plantas y los animales también sufren, como los hombres, también presentan deformaciones y lesiones, pero esas cosas son diferentes en los tres planos. La materia es la misma, pero el contenido espiritual (la esencia) es diferente.

La planta no tiene conciencia, el animal tiene conciencia rudimentaria, el hombre tiene conciencia definida y por eso posee el libre albedrío. La ley fundamental de la Naturaleza es la evolución. En las fases iniciales de proceso evolutivo esa ley es soberana.

El mineral, el vegetal y el animal evolucionan “empujados” por las energías intrínsecas y extrínsecas, o sea, orgánicas y mesológicas, que representan lo que Bergson llamó de “energías creadoras”. El hombre, que ya tomó conciencia de sí mismo y del Universo, sufre aún el impulso de esas energías pero ya puede controlarlas por su voluntad y orientarlas por su conciencia. Se hace entonces responsable por sus actos y se encuadra en la ley moral.

La planta monstruosa es un accidente material. El animal monstruoso es otra forma de accidente en el proceso creador, un desorden de la “mecánica” de la materia. Pero la criatura humana tiene su reencarnación controlada por las inteligencias que ejecutan las órdenes referentes a sus necesidades de evolución moral. De esa manera, la criatura humana haya en su cuerpo defectuoso o monstruoso, la aplicación de las “deficiencias de la materia” en favor de su corrección moral.

No hay expiación para los animales, como vemos en el ítem 602 de “El Libro de los Espíritus”. El dolor en los animales es un agente de excitación psíquica, auxiliando el despertar de las facultades del “principio inteligente”. En los hombres es una reacción provocada por los abusos del libre arbitrio.

J. Herculano Pires
Extraído del libro “El hombre nuevo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba