Jesús nos enseñó

pensarAristóteles decía, “el hombre sabio nunca dice todo lo que piensa, mas piensa siempre todo lo que dice”. Pues añadiendo lo que decía el Maestro, que “No es malo lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella”.

Siempre así como el Maestro decía, y como Aristóteles dijo también, siempre tenemos que tener prudencia en nuestras palabras, pues al igual que en la Grecia, Aristóteles pedía prudencia en el hablar, el Maestro nos enseña que siempre tenemos que actuar con prudencia cuando hablamos, pues todo empieza en el pensamiento, y si nuestro pensamiento esta perturbado, nuestras palabras serán perturbadoras.

Hagamos una reflexión al respecto de esto  y como Jesús nos enseñó, siempre tengamos prudencia con lo que hablemos, y pensemos, porque es la única manera para poder sin duda, mejorar en nuestro vocablo,y mejorar también, y de mayor importancia, en nuestro pensamiento.

Espíritu Rafael.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.