Dicha y desgracia relativas

920 ¿Puede el hombre gozar en la tierra de perfecta felicidad?

«No, puesto que la vida le ha sido dada como prueba o expiación; pero de él depende el dulcificar, sus males y el ser tan feliz cómo es posible en la tierra.»

921 Se concibe que el hombre será feliz en la tierra cuando la humanidad haya sido transformada; pero, en el ínterin, ¿puede cada uno constituirse una dicha relativa?

«La mayoría de las veces el hombre es causante de su propia desgracia. Practicando la ley de Dios, se evita muchos males, y se proporciona la mayor felicidad de que es susceptible su grosera existencia.»

El hombre que está bien penetrado de su destino futuro no ve en la vida corporal más que una permanencia temporal. Es para él una parada en un mal mesón, y se conforma fácilmente con algunos disgustos pasajeros de un viaje, que ha de conducirle a posición tanto mejor cuanto mejores preparativos haya hecho anticipadamente.

Leer más