Prudencia a la hora de hablar

Hola hermanos: Yo sólo vengo a deciros cuatro palabras, porque ésta es la primera vez que me dirijo a un grupo. Por lo tanto esto va a ser un ensayo para mí. Pero he querido hacerlo en este grupo, por ser, el que me ayudó a salir de la oscuridad y pude integrarme a la Luz.

Hermanos, mi consejo, por la experiencia que he vivido, es que seáis siempre muy prudentes en el obrar y en el hablar. Las palabras, no penséis que es algo que se lleva el viento, al contrario, las palabras entran en la mente de las personas que nos escuchan. Esas palabras pueden causar un grave daño, o por el contrario, hacer mucho bien. Siempre que habléis de otra persona, procurad hacer resaltar sus cualidades. ¡Que toda persona tiene!, y en cambio no habléis de sus defectos.

Leer más