Con ardiente amor

«Mas, sobre todo, tened ardiente caridad unos para con los otros.» – Pedro. (1 Pedro, 4:8.)

No basta la virtud pregonada en favor del establecimiento del Reino Divino entre las criaturas. Problema excesivamente debatido, solución más demorada…

Oigamos, individualmente, el aviso apostólico e hinchémonos de ardiente caridad, unos para con los otros.

Hablar bien, enseñar con acierto y creer sinceramente son fases primarias del servicio. Es imprescindible trabajar, hacer y sentir con Cristo. Fraternidad simplemente aconsejada a otro construye fachadas brillantes que la experiencia puede consumir en un minuto. Urge alcanzar la sustancia, la esencia…

Leer más