Recurso divino

El Evangelio Según el Espiritismo. Cap. XXVII, punto 23.

Imaginaste el hogar de tus sueños y erguiste el santuario de ternura cimentado con abnegación y sacrificio, cuando la tempestad de incomprensiones cayó sobre tu rincón de paz, confinándote en la cueva oscura de la soledad. Entretanto, en vez de darle fuerza a la rebeldía, busca en la oración el perdón y la calma para que puedas constituir de nuevo tu nido de amor, convencido de la Bondad Divina.

Recibiste la bendición de la maternidad y cultivaste en los jardines del alma la flor cuidada con calidez, emoción y esperanza, cuando la mano helada de la muerte te arrebató de los brazos al hijo más querido, arrastrándote al mar revuelto de la aflicción. Con todo eso, en vez de sumergirte en la amargura, procura en la oración la resignación y la fe, para que vuelvas a sentir la alegría de vivir, consciente de la misericordia de Dios.

Leer más