Desciende elevando

Desciende, elevando a aquellos que conviven contigo, para que la vida alrededor suba igualmente de nivel.

Si sabes, no hieras al ignorante. Ofrécele apoyo para que se libere de la sombra.

Si puedes, no oprimas al débil. Ayúdale, de alguna manera, a fortalecerse para que se haga más útil.

Si atesoraste la virtud, no humilles al compañero que el vicio ensandece. Extiéndele la bendición del amor como adecuada medicación.

Si te sientes correcto, no censures al hermano perdido en desajustes del espíritu. Dale el brazo fraterno para que se renueve.

Leer más