Cuanto pudieres

Cuanto pudieres, no te separes del hogar, aun cuando el hogar te parezca inquietante horno de fuego y aflicción.

Cuanto te sea posible, soporta a la esposa incomprensiva y exigente, aun cuando surja ante tus ojos como estorbo a la felicidad.

Cuanto estuviere a tu alcance, tolera al compañero áspero o indiferente, aun cuando comparezca a tu lado, por adversario de tus mejores esperanzas.

Cuanto pudieres, no abandones al hijo impermeable a tus buenos ejemplos y a tus sabios consejos, aun cuando se te figure modelo acabado de ingratitud.

Leer más