Perfil de Jesús

Especial fue toda su vida. Anunciado por profecías, sueños y ángeles, Él fue esperado por la ansiedad del pueblo, por el orgullo nacional de raza y el despotismo de los dominadores políticos que lo deseaban guerrero arbitrario y apasionado. Cuando el silencio espiritual amenazaba en Israel, Él nació en el anonimato de una noche gentil, en un pesebre, cercado por animales domésticos y asistido por el amor de sus humildes padres, sin más testigos.

Sus primeros visitantes eran amantes de la naturaleza, pastores sencillos, luego seguidos por magos poderosos, en un contraste característico que siempre distinguiría su jornada entre los hombres. En los paisajes de Nazaret Él crecería desconocido, moviéndose entre la carpintería de su padre y las meditaciones en las verdosas campiñas, confundido con otros jóvenes, sin ningún destaque portador de conflictos antes del momento esperado.

Leer más