Encuentro con la armonía

Conflictos de lo cotidiano. El ser humano ante sí mismo. Liberación del Ego.

La infancia es caracterizada por dos cualidades especiales, que son la inocencia y la libertad.

Aunque el Espíritu, en sí mismo, haya experimentado muchas existencias corporales, el estado de infancia es de adquisición de conocimientos, de superación de conflictos antiguos, de preparación para el olvido. En esa fase, en que el proceso de la reencarnación se hace en mayor profundidad, muchos recuerdos planean nebulosas en el área del inconsciente, que lentamente se van apagando, a fin de facultar la adquisición de nuevos y valiosos recursos para el autocrecimiento moral e intelectual.

Leer más