Desconfianza

Ciertamente, un corazón que late con equilibrio es resultado de una conciencia pacificada. Para que tal cosa ocurra es indispensable que el hombre adquiera la sabiduría de la confianza. Gracias a ella, goza de tranquilidad intima, obrando con entereza moral y sin ninguna prevención.

La confianza deriva de una actitud siempre positiva en relación a la vida, a la criatura en sí misma y al prójimo. Educando la voluntad y corrigiendo la óptica para mejor observar los acontecimientos, se logra adquirir la confianza personal que es una forma de seguridad de conducta, eligiendo lo que hacer, como realizarlo y para que ejecutarlo.

Leer más