La tarea de los padres

Cuando se anuncia la llegada de un nuevo miembro en la familia, hay gran alegría. Los padres se desdoblan en complejos preparativos. Por ocasión del nacimiento, hay arrobos de ternura. La Sabiduría Divina viste los Espíritus que regresan a la carne con encantador ropaje. Frágiles y graciosos, inspiran cuidados y afecto. Es con enternecimiento que los padres acompañan el crecimiento de sus pequeños retoños. Deseosos que sean muy felices, toman innúmeras providencias. Les ponen en las mejores escuelas, cuidan de su salud, les defienden de todo y de todos. Es bueno y natural que sea así, pues la tarea de los padres envuelve el cuidado y el preparo de sus hijos para los quehaceres de la vida. Sin embargo, esa tarea es mucho más vasta. Todo niño que nace representa un antiguo Espíritu que regresa al escenario terrestre.

Leer másLa tarea de los padres