Pensamientos y enfermedades

La conciencia del ser humano se expande por todo su organismo por medio de las variadas expresiones de capacidad vibratoria de los elementos que lo constituyen. De ese modo, operando en la armonía conjunta, cada célula es portadora de la condensación de la conciencia individual, en cuyas tramas delicadas se imprimen las necesidades evolutivas del ser humano. Trabajadas por los comandos del periespíritu ellas resultan de la condensación de ondas específicas que conducen los contenidos morales encargados de producir los órganos y los diversos mecanismos constitutivos del individuo. Por tanto, la célula es, en sí misma, la materialización del molde energético por el modelo organizador biológico.

Leer másPensamientos y enfermedades