El Cuidado de Dios

Él vivía muy bien con su esposa e hijos. La vida le sonreía y se sentía realizado profesionalmente. Entonces, un cáncer agresivo se manifestó y comenzó su martirio: cirugías, quimioterapia y radioterapia. Una trayectoria de dolores, anhelos y sufrimientos. También un tiempo de aprendizaje, desarrollo del autoconocimiento, paciencia y humildad. Siempre había sentido un fuerte apoyo de la Espiritualidad aunque, en tiempos más recientes, carecía de la debida armonía interior para percibir realmente ese apoyo espiritual.

Leer más