En el reino de las mariposas

A orillas de un charco, una mariposa se posó sobre un nido de larvas y dijo a las pequeñas orugas:

Hola, soy vuestra hermana. Vengo a decirles que tengan esperanza. ¡No siempre se quedarán pegadas a las hierbas del pantano! Esfuércense para no sucumbir a los golpes del viento que, de cuando en cuando, barre el paisaje. ¡Esperen! Después del sueño que les aguarda, todas despertarán con alas de puro terciopelo, reflejando el esplendor solar… Entonces, ya no se arrastrarán más, presas al suelo húmedo y triste. Adquirirán una preciosa visión de la vida, ya que podrán subir muy alto y vuestro alimento será el néctar de las flores… ¡Viajarán deslumbradas, contemplando el mundo bajo un nuevo prisma!

Leer más