Orgullo

Casi todas las personas en la tierra tienen orgullo. Ese es un valor negativo que se instala en el alma como el cemento que asegura los tochos de la autoafirmación. En verdad, es señal de inmadurez espiritual.

Nosotros vivimos aquella fase de la evolución en que estamos construyéndonos como individuos. Por eso sentimos tanta necesidad de destacarnos delante de los otros, como alguien que puede superarlos, o por lo menos, asemejarse a ellos. Pero, conforme vamos evolucionando comenzamos a comprender la futilidad de tales actitudes.

Leer más