Nuevos días

“De ahora en adelante, dijo Jesús, está prohibido amar con ansiedad de ser amado y de servir, con el propósito de recibir pago”. “Los rosales se asomarán por las ventanas de las casas sonriendo con pétalos exuberantes participando de la felicidad doméstica. Y los girasoles llenaran las orillas de las calles y de los campos donde florecen irguiéndose por las grietas de los hogares en fiestas, porque habrá tanta claridad en el refugio domestico que la estrella Solar será confundida con las constelaciones laminosas que explotarán, matizadas, en el reino familiar”

“Estará prohibido, también, que el pastel de la amistad, servido a los invitados, reciba el fermento de la sospechas” “A partir de entonces, ya no será necesario que se hable de justicia con las palabras frías de los códigos humano. Cada uno gozará del discernimiento con el cual respetará todos los derechos ajenos, entregándose a los deberes que a cada uno corresponde realizar.”

Leer másNuevos días