Educación y disciplina de la voluntad

La voluntad es una función directamente vinculada al Yo profundo, del cual suceden las variadas expresiones del comportamiento, que no siempre el ego expresa con el equilibrio que sería deseable.

Aun poco elucidada, ha permanecido en un campo neutro de consideraciones, expresándose mediante conceptos que se volvieron mecanismos de conducta, generando, por efecto, más graves consecuencias que beneficios. El primero de ellos es la inhibición, que se adopta mediante la violencia ante sus manifestaciones, como si el individuo estuviese delante de un animal a ser domesticado por el castigo y por el cabestro, impidiéndole de expresarse. El segundo, es el impulso dirigido por medio de la fuerza, como si estuviese tratando de una maquina trabada, que debe ser accionada sin la ayuda del motor, sufriendo empujones de brazos y músculos vigorosos. En uno como en el otro caso, la voluntad se encuentra bajo obligaciones perturbadoras, experimentando comportamientos agresivos que no contribuyen para su fijación, antes la impiden expresarse. Ese fenómeno volitivo se encuentra latente en todos los individuos, aunque algunos declaren que son destituidos de su presencia. Ocurre que, no siempre se procede a la disciplina y educación del acto de querer conforme debe ser realizado.

Leer másEducación y disciplina de la voluntad