Desarmonía

En todas las situaciones de beligerancia, cuando nos encontramos enfadados, irritados, disgustados, ofendidos… es importante recordar que estos son estados de espíritu muy negativos. En esos casos, y siempre que la desarmonía se instala en tu interior, procura cambiar urgentemente ese cuadro.

Puedes conseguirlo con el siguiente ejercicio: Respira hondo algunas veces, calma y compasadamente, buscando relajarte. Piensa en la paz, en la armonía… Busca armonizarte con todo y con todos.

Leer másDesarmonía