Pruebas de la existencia de Dios

La prueba de la existencia de Dios se encuentra en esta máxima: «No hay efecto sin causa». Hay una inmensidad de efectos, cuya causa está por encima de la humanidad. Esos efectos no se producen al acaso, pues del más pequeñito insecto o semilla hasta la ley que rige a los mundos que circulan en el espacio todo atestigua una causa soberanamente inteligente. Partiéndose del principio de que todo efecto inteligente deriva de una causa inteligente, y no encontrando esa causa en la humanidad, ella debe derivar de una inteligencia superior, quiera que la llamemos por los nombres de Dios, Jehová, Alá, etc.

Leer másPruebas de la existencia de Dios