Actividades libertadoras

La alegría es el mensaje más inmediato que caracteriza un ser saludable. Cuando se instala, todo el individuo se expresa en un flujo de energía que lo domina, que se mueve de los pies a la cabeza y de ella a la planta de los pies. Hay un continuum de vitalidad que irriga todo el cuerpo, demostrando que se está vivo, sin áreas muertas ni presiones psicológicas inquietadoras.

La infancia es el ejemplo natural de la verdadera alegría. Porque aún no tiene consciencia de culpa, toda ella resplandece en una sonrisa, se entrega a la espontaneidad, exulta en el contacto con las cosas simples, con los pequeños animales, con los juguetes, y hasta incluso con ocurrencias peligrosas. Se diría que esa actitud es resultado de la inocencia.

Leer másActividades libertadoras