Partida y llegada

Cuando observamos, desde la playa, un velero alejarse de la costa, navegando hacia el mar, impulsado por la brisa de la mañana, estamos ante un espectáculo de rara belleza. El barco, impulsado por la fuerza de los vientos, gana el mar azul y nos parece cada vez más pequeño. No tarda mucho y solo podemos contemplar un pequeño punto blanco en la línea remota e indecisa, donde el mar y el cielo se encuentran. Cualquiera que vea desaparecer el velero en el horizonte, seguramente exclamará: ya se ha ido. ¿Habrá desaparecido? ¿Se habrá evaporado?

No, ciertamente. Solo lo hemos perdido de vista.

Leer másPartida y llegada