La simpatía del dolor

La miseria es un inmenso panorama, y la reflexión es el cristal óptico por donde se miran sus diversos cuadros de infinitas tintas. Una de las vistas que hemos contemplado detenidamente, es una antesala de oficinas en que se enjugan muchas lágrimas y se socorren muchas y perentorias necesidades.

Allí no se encuentra esa miseria pestilente y asquerosa: no esa pobreza cubierta de harapos que inspira compasión y repugnancia a la vez, sino ese dolor íntimo del alma; ese inmenso sufrimiento del espíritu y de la materia. La miseria cubierta de un paletó o de una mantilla interesa, atrae, y siempre queremos hallar una historia tras de una mirada triste, tras de un rostro demacrado y sombrío.

Leer más

De la oración

658 ¿La oración es agradable a Dios?

«La oración es agradable a Dios cuando la dicta el corazón porque todo para él se reduce a la intención, y la oración que sale del corazón es preferible a la que puede leerse, por bella que sea, si se lee más con los labios que con el pensamiento. La oración es agradable a Dios cuando es hecha con fe, fervor y sinceridad; pero no creas que le conmueve la del hombre vano, orgulloso y egoísta, a menos que no constituya un acto de sincero arrepentimiento y de verdadera humildad.»

659 ¿Cuál es el carácter general de la oración?

«La oración es un acto de adoración. Rogar a Dios, es pensar en Él, acercarse a Él, ponerse en comunicación con Él. Tres cosas puede uno proponerse en la oración: alabar, pedir y dar gracias.»

Leer más

Sociedad

La sociedad humana se puede comparar con el inmenso bosque de creaciones mentales, donde cada espíritu en el proceso de evolución y acrisolamiento, encuentra reflejos de sí mismo. Ahí dentro los principios de acción y reacción funcionan exactos. Las patrias, grandes matrices de progreso, constituyen notables fulcros de la civilización o expresivos reductos de trabajo, donde bastos grupos de almas se demoran en el servicio de autoeducación, mediante el servicio a la comunidad, emigrando, muchas veces, de un país para otro, conforme se les haga precisa esa o aquella adquisición en las líneas de la experiencia. El hogar colectivo, definiendo afinidades radicales e intereses del clan, es el conjunto de las emociones y de los pensamientos de aquellos que lo pueblan.

Leer más

Teoría y práctica

Las bibliotecas terrestres desde la famosa de Alejandrina hasta las más modernas de la actualidad, siempre estuvieron llenas de obras portadoras de excelentes teorías sobre los más diferentes asuntos respecto a la humanidad. Pensadores Inspirados, en todas las épocas, anotaron en pergaminos, en piedras y pieles de animales, en tejidos, en papeles y por medio de extraordinarios vehículos virtuales, las ideas de que se hicieron portadores, ofreciendo inmensurable legado de teorías insensatas, proverbios en gran número y livianas también incontables, intentando auxiliar el proceso de conquistas de la felicidad. Desde aquellas que se presentan especialmente extravagantes hasta otras que expresan los trastornos psicopatológicos de sus autores examinan en las estanterías y en los objetos de grabación, dándoles carácter de casi perpetuidad, no fuesen las terribles catástrofes que periódicamente asolan el planeta, o las lamentables guerras que a casi todo destruyen…

Leer más

Los vicios y los placeres

Las personas que alimentan vicios se hacen mal así mismas. Todos saben que los vicios son perjudiciales para la salud y nosotros tenemos el deber de cuidar del cuerpo, que es instrumento de nuestra evolución.

Cuando nos descuidamos de la salud y no tratamos debidamente al cuerpo; cuando desarrollamos vicios o practicamos excesos de cualquier naturaleza, o llegamos al mundo espiritual, a través de la muerte, podemos ser considerados suicidas inconscientes y sufriremos con esta situación. Si los vicios producen perturbaciones y sufrimientos aquí en la tierra, peor será después del desencarne (muerte), porque ellos se aferran en el cuerpo espiritual (periespíritu). Ese cuerpo es semejante al físico, es decir, es su matriz.

Leer más

Violencia urbana

Heredero del primitivismo antropológico, del cual aún no se liberó y predomina en su naturaleza, el ciudadano arrinconado reacciona, pasa a agredir, porque se siente agredido, desde que, dilapidado en sus derechos humanos mínimos, que no le fueron concedidos.

Mitológicamente, el ser humano puede ser dividido en dos partes. Encima del diafragma se encuentra en la luz del día y abajo en la sombra de la noche. De ese modo, las funciones superiores de la circulación, de los sentimientos, del pensamiento, de la respiración se encuentran en el área noble, iluminada, mientras que las de excreción, sexo y reproducción en el campo sombra, sin el necesario control, equiparándose al animal. Esa herencia física del animal corresponde a sus reacciones emocionales que están fuera del control de la mente y lo llevan a delinquir. Por otro lado, trayendo las marcas genéticas delineadoras del carácter caprichoso y enfermizo, resultado del clan donde renació por imposición de las leyes de la evolución, se encuentra apoyo social y orientación espiritual mediante una educación global, sería posible influirle coraje para luchar contra los factores adversos, alterar los proyectos y las aspiraciones, insistir en el buen combate para realizarse, como ocurre siempre con los Espíritus fuertes, delineadores de los destinos felices de la humanidad, después de haber nacido en situaciones hostiles y grupos subyugados por la esclavitud racial, política, comunitaria o bajo imposiciones limitadoras, degenerativas.

Leer más